Tras los dichos de la concejala, Martín Del Frari defendió a la empresa.

La concejala oficialista Socorro Villamayor fue muy dura con la empresa Aguas del Norte, a la que calificó como “la principal enemiga de la ciudad”.

Villamayor criticó a la empresa y la acusó de haber destrozado la obra del Corredor de la Fe. Agregó que “no existe un protocolo de actuación porque la empresa se resiste a acatar cualquier ordenamiento que determine que su trabajo tiene que llevar tal o cual mecanismo de ejecución”.

“Si no hay un mecanismo establecido para ver como intervendrá en las calles, entonces que actúe como cualquier vecino y antes de intervenir, debe informar que realizará trabajo y mucho más si va a destrozar obras. Debe pagar derechos y un seguro de ejecución”, agregó, según informó FM Aries.

Villamayor apuntó también al director de Aguas del Norte, Lucio Paz Posse, a quien señaló como el responsable de las falencias.

Poco después, el concejal Martín Del Frari salió en defensa de Paz Posse y Aguas del Norte. Dijo que el Corredor de la Fe padecía problemas propios desde los inicios de la obra. “Pareciera ser que Lucio Paz Posse es el culpable de todos los males y cualquier intervención de Aguas del Norte termina siendo demonizada”, aseguró.

Del Frari puso como ejemplo de gestión el trabajo que hizo Sergio Leavy al frente del municipio de Tartagal y llamó a tener en cuenta el trabajo de reconstrucción que realizó tras el alud de 2009. “Si buscamos ejemplos de buenas gestiones, deberíamos buscar allí, no en el gobierno de la provincia ni en el ejecutivo municipal, sino en la gestión que tuvo el intendente de Tartagal”, dijo.