La iniciativa fue de Diego Bossio y pretende desregular la producción y venta de la mayor empresa que provee papel a los diarios del país.

El diputado Diego Bossio presentó y defendió a capa y espada un proyecto que desregula la producción y la venta de Papel Prensa. La iniciativa fue aprobada ayer con 127 votos a favor, 66 en contra y 3 abstenciones. A pesar de no haberse discutido, tenía dictamen favorable gracias al apoyo del Frente Renovador.

Lo que pretende el extitular de la Anses es derogar una serie de artículos de la ley vigente que declara de orden público la producción y venta de Papel Prensa. Actualmente existe un precio común para todos los compradores del papel y el stock debe ser garantía.

Pero Bossio se hizo eco del reclamo de un pequeño grupo de medios gráficos y apeló a la supuesta necesidad de salvaguardar algunos puestos de trabajo. “La situación económica está afectando a los medios gráficos, puede ser. Pero más los está afectando el cambio tecnológico”, dijo. Y además de minimizar la crisis, el diputado lanzó un polémico comentario: “Bolsonaro ganó por las redes sociales”.

El cordobés Pablo Carró salió al cruce: “No hay ningún quebranto, no están llamando a procedimiento preventivo de crisis, no conocemos el nombre del presidente de Papel Prensa. No podemos aprobar una ley sin conocer los números de la empresa”. Carró apuntó que los argumentos son falsos salvo que vengan los empresarios y trabajadores.

Por su parte, el diputado del FIT Nicolás Del Caño calificó al proyecto como “el regalo de fin de año para el Grupo Clarín”. “La ley es favorecer a Clarín y La Nación, es así no se enojen”, espetó el jefe del bloque FpV, Agustín Rossi.

Es que el holding de Héctor Magnetto y el diario La Nación son los mayores accionistas de Papel Prensa luego de habérselas adueñado durante la última dictadura cívico-militar.