A los 80 años, y el mismo día que dejara este plano Osvaldo Bayer, el charanguista tucumano también nos dijo adiós.

Nació en San Miguel de Tucumán, en 1938, el día 21 de septiembre, y falleció hoy 24 de diciembre en Buenos Aires. Estaba internado en la clínica Favaloro y en horas de la mañana murió.

A Jaime Torres se lo conocía también como el Padre del Charango, instrumento que fue parte de su vida y por el que se lo reconoció no sólo en Argentina, sino también a nivel continental y mundial.

“Yo creo que alguien que ha dispuesto su vida de esa manera, con más de 70 años en los escenarios, es porque no ha pensado que una actividad como esta tenga un final”, comentó alguna vez.

A lo largo de su vida recibió innumerables distinciones, entre ellas en 2013 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En 2015, la Fundación Konex le otorgó la Mención Especial a la Trayectoria por su invaluable aporte a la música popular argentina.

Entre su discografía oficial tenemos casi una decena de discos: Virtuosismo en charango (1964), Aplausos para un charango (1967), Taquirari (1968), Norte arriba (1969), De antiguas razas (1979), Charango, Sonkko (2007), Electroplano (2007), Altiplano, grabado a dúo entre Jaime Torres junto a Malik y Garay (2008).

Además tuvo varias colaboraciones con otros músicos y artistas, entre ellas las que ahora recordamos junto a la banda de rock Divididos, a finales del siglo pasado. Algo que demuestra la apertura de Torres respecto a su concepción de la música. Un sujeto al que el folclore no le restringía la destreza ni el arte.