Originarias salteñas buscan recursos para participar del 35° Encuentro Plurinacional de Mujeres

El encuentro se realiza en la provincia de San Luis y se desarrollará desde el sábado 8 al lunes 10 de octubre. «Participar para tener una voz activa en los debates que se hacen sobre nosotras», es el objetivo según una de las integrantes.

El grupo se conformó de manera autónoma y se bautizó «Khatechel», que en idioma wichí significa «estrella». Son doce mujeres que pertenecen a los pueblos Wichí, Chorote y Diaguita Calchaquí, de comunidades de Pluma de Pato, Santa Victoria Este, Fuerte Alto, y de Salta Capital.

“Con este objetivo vienen realizando una colecta solidaria para recaudar los fondos suficientes que le permitan trasladarse desde Salta a San Luis. Quienes deseen sumar su colaboración pueden hacerlo aportando a la cuenta bancaria que tiene el siguiente alias: CHACO.SOL.ALGARROBA, o comunicándose al número 1123308195” destaca en su edición de hoy la sección local del diario Página 12.

Una de las mujeres Estrella es la médica wichí Tujuayliya Gea Zamora, hija de Octorina Zamora, fallecida el 1° de junio. Tujuayliya contó que algunas de las mujeres reunidas, tienen una representación en sus comunidades y otras son parte del grupo de mujeres que junto a Octorina se animaron a denunciar los abusos y violaciones a niñas, adolescentes y mujeres originarias, en febrero de este año. También están quienes se encuentran en ámbitos profesionales y universitarios. «En general, buscamos compartir nuestra experiencia de mujeres indígenas en todos los ámbitos que habitamos», sostuvo.

Si bien el puntapié inicial fue conocerse, el segundo objetivo es «salir hacia afuera», lo que las llevó a tomar la decisión de asistir al 35° Encuentro Plurinacional de MLTTBINB. «La mayoría no sabía de la existencia de los encuentros», dijo Tujuayliya, lo que también creyeron conveniente visibilizar en San Luis.

La presencia en un evento que convoca a una gran cantidad de personas de diferentes partes del país, significa «poder llevar la propia historia», que en el caso de las salteñas tiene entre sus principales líneas de batalla, la necesidad de visibilizar las reiteradas denuncias personales y colectivas que han llevado adelante las mujeres wichís. «En este momento están bastante solas», dijo la médica.