Imagen ilustrativa

El caso de una menor de 8 años atacada desató la polémica en la ciudad norteña respecto a los perros callejeros. La entidad municipal se pronunció al respecto.

El fin de semana pasado se reportó el ataque de un perro raza pitbull a una niña en el Barrio Maravillas, de Orán. La menor tuvo que ser llevada al hospital donde le realizaron puntos en cabeza y espalda por las heridas. Este hecho derivó en la denuncia policial de la familia y el caso llegó hasta la oficina de Zoonosis de la Municipalidad.

Según relataron vecinos del barrio, el can ya habría mordido en otras ocasiones a transeúntes. Incluso fue llevado por los supuestos dueños a otra zona, pero regresó. Tras el ataque a la niña el sábado, en la ciudad del norte se desató un nuevo debate sobre la presencia de perros en las calles.

Al respecto, el responsable de Zoonosis, Osmar Carabajal, comentó por Radio Güemes, que en caso de ataques caninos, su oficina se encarga de controlar, mediante un protocolo de acción, a los animales agresores. Además aseveró que se hay multas estipuladas para los dueños.

Según el medio oranense, este funcionario municipal argumentó la necesidad de un “un Refugio transitorio para poder contener al animal peligroso hasta tanto pase los controles sanitarios y exigencias los propietarios” en este y otros casos similares.