Orán | Estaban en un vínculo poliamoroso, falleció uno y ahora los otros dos quieren cobrar la pensión pero no pueden

Dos de las personas involucradas convivieron por casi 40 años y los últimos 15 sumaron a un tercero. Ahora, tras el fallecimiento de uno, los otros dos no pueden cobrar la pensión porque la justicia pone trabas.

La causa comenzó cuando Joaquín (nombre ficticio), inició proceso de información sumaria para acreditar la convivencia continuada e ininterrumpida desde 1983 con Marcos (nombre ficticio), quien falleciera en julio de 2020, para obtener los beneficios de su pensión. Esto fue aprobado. Luego Joaquín inició otro proceso de información sumaria, esta vez para acreditar la convivencia continuada e ininterrumpida con Daniel (nombre ficticio), a quien junto con Marcos sumaron a la relación en 2005. Aquí la justicia le puso un parate.

La jueza de primera instancia de Personas y Familia de Segunda Nominación de Orán Ana María Carriquiry, señaló que si bien se inclina por el reconocimiento de todas las formas de familia, “en la presente causa, no se encuentra acreditado, en el grado de convicción suficiente, que estemos ante un vínculo poliamoroso”, coincidiendo con fiscalía en cuanto a que de la prueba aportada no se encuentran acreditados los extremos para que la información sumaria pueda prosperar.

La jueza recordó que el “poliamor es un neologismo donde más de dos personas mantienen relaciones amorosas y/o sexuales, de manera simultánea, pero donde todos los involucrados se conocen. Son relaciones abiertas públicamente. Todos aceptan este tipo de relación”. Este modelo –dijo la jueza- “cuestiona el amor monógamo y lo que resulta de la exclusividad vincular: celos, posesión, traiciones, infidelidades, y, sobre todo, el imperativo religioso de que el amor debe ser ‘para toda la vida’. Para el poliamor los vínculos son flexibles y el único regente de los mismos es el deseo amoroso de estar con otros. La libertad que deviene en sentimiento de bienestar, despojadas de las reglas del control y exigencia”.