«Orán está relegado» | Equipos de salud mental del norte salteño publicaron una carta abierta

Hospital San Vicente De Paul de Orán.

Aseguran que esperan mayores recursos para trabajar pero destacan el trabajo realizado hasta el momento.

Equipos de salud mental del Hospital San Vicente de Paul y el Centro Tinku de la ciudad de Orán emitieron un comunicado en el que aseguran que la zona está relegada en cuanto a recursos, pero que de todas maneras se lograron avances dentro del sector.

Con el título «La salud mental se construye entre todos», los equipos emitieron una carta abierta en la que resumen su labor «ya que, en los últimos días, las redes y canales locales se vieron invadidos por la situación actual que atraviesa la Salud Mental en el ámbito público» de la ciudad de Orán.

«A pesar de las carencias que están presentes en nuestra práctica en el norte de la provincia, y pese a que como conocemos, Orán está relegado en cuanto a los recursos con los que contamos y siendo un mínimo de profesionales actuantes en relación con los equipos conformados tanto en capital como en sus alrededores, como equipos de Salud Mental y Adicciones tenemos un recorrido realizado», aseguran.

«Hemos logrado tener incumbencias y lugares de abordaje diferenciado: la ciudad cuenta con un centro de adicciones, el cual aborda: consumo problemático de sustancias de manera específica contando con un equipo de profesionales con formación de Especialización en Drogadependencias, recibiendo pacientes de Orán, alrededores y zonas más cercanas incluso de otras provincias. El servicio da cuenta de trayectos de profesionalización en distintas áreas profesionales, aportando experiencias de trabajo en equipo que impactan de manera positiva en la trayectoria de este servicio», siguen.

«El hospital tiene un recorrido en atención materno infancia: salud mental perinatal desde atención primaria de la salud a la internación, involucrando los profesionales de Toco, Neo y pediatría; abordajes específicos en maternidad precoz, maternidad y adicciones y maternidad no deseada; un espacio de atención tanto en hospital central como en distintos centros de salud de la ciudad para el tratamiento a niños, adolescentes y adultos; atención de pacientes en urgencia subjetiva (intentos de suicidio) como distintas patologías que son abordados en el marco de la guardia. Salud mental es todo esto y más», agregan.

«Esta etapa que nos encontramos transitando nos resulta central para insistir en la necesidad de redes de sostén y acompañamiento posteriores a una internación que nos habilite a pensar a los pacientes, a sus familiares y apoyos como sujetos de derechos y no como objetos de protección o tutela», analizan.

«Estamos expectantes a que el aumento del presupuesto en Salud Menta promulgado por el presidente en abril de este año no solo llegue de manera igualitaria a toda la provincia, teniendo en cuenta que Salta y sus alrededores tiene un psicólogo cada 10.000 habitantes, denotando una gran diferencia con los recursos existentes actualmente en el norte de la provincia. Entendiendo que el alcance, la calidad y la cobertura de las prestaciones en Salud Mental, están sujetas a un presupuesto que habilite el fácil y rápido acceso para la cobertura de nuestra comunidad. La salud mental se construye entre todos, requiriendo de políticas integrales, de seguridad, garantizando inclusión escolar, espacios comunitarios contenedores, siendo responsabilidad de todos», finalizan.