Orán | A juicio 11 policías por torturar y amenazar al denunciante de un robo

Foto: Fiscales Penales de Salta

Se trata de casi una docena de efectivos implicados en el hecho que inició en la detención ilegal de un denunciante del robo en supermercado Comodín. Lo golpearon y amenazaron para que «cantara» la verdad.

Se trata de 11 policías que en abril cumplían funciones en la Brigada de Investigaciones 2 de la ciudad de Orán. Todos ya imputados, irán a juicio en diversas causas; pero puntualmente privación ilegítima de la libertad, torturas, lesiones leves y falsificación de documentos públicos.

En primer término fueron imputados el oficial Enzo Anagua y los sargentos Gerardo Ricardo Páez alias “Caimán” y Carlos David Morales, por los delitos de privación ilegítima de la libertad, tortura y lesiones leves en concurso ideal. En tanto fueron imputados el oficial auxiliar Pablo Ferrufino, quien se encontraba en el momento del hecho a cargo de la dependencia; el oficial Jesús Tárraga, quien se encontraba como oficial de servicio; el sargento ayudante Raúl Luna y el oficial César Pineda, quienes se desempeñaban como jefes de Guardia; y los sargentos Rodolfo Guerrero y Fredy Martínez, quienes se desempeñaban como cabos de guardia; por el delito de omisión.

«De las tareas investigativas, surgió que los imputados citaron al denunciante para que prestara declaración testimonial en la Brigada de Investigaciones 2, a raíz del robo producido en el Supermercado Comodín de Orán», señaló el Ministerio Público Fiscal de Salta (MPFS). Luego detalló que una vez en la comisaría «detenidos que se encontraban alojados en la Brigada 2, manifestaron que vieron a Páez, Calleja, Smiter y Anagua llevar a un hombre hacia la habitación de atrás que está en el patio interno de la dependencia, luego de lo cual escucharon música a alto volumen y después de ello los gritos de dolor de dicha persona».

En ese ámbito «infligieron tormentos físicos y psíquicos, de carácter grave con el fin concreto de intimidar al denunciante, para obtener una confesión que atribuyera responsabilidades por el robo al supermercado a personas determinadas, en función de las líneas investigativas que resultaban en beneficio de la intención del personal para resolver la causa». Es decir, apretaron al denunciante para que cantara como canario. El modus operandi de la tortura fue un despliegue variado del conocimiento policial. El MPFS detalló » múltiples golpes y la colocación en la cabeza de la víctima de bolsas plásticas, para intentar quebrantar su voluntad. También exhibieron y prendieron un taladro, con el que amenazaron con provocarle lesiones y a través de un recorrido en un vehículo por las calles del barrio 20 de Febrero, donde nuevamente lo amenazaron con llevarlo al basural, lugar en el que manifestaron que lo iban a matar y que se cuidara de denunciarlos, por lo que lo iba a pasar mal, él y su familia».

«El oficial César Pineda y el sargento Fredy Martínez, también fueron imputados por el delito de falsedad ideológica en calidad de partícipes necesarios, que concurre en forma real con el otro delito endilgado, ya que en su calidad de funcionarios públicos firmaron el acta de declaración como testigos», indicaron desde el Ministerio. Además concluyeron que por todo el accionar antedicho el Juzgado de Garantías 1 del Distrito Judicial Norte-Orán, «rechazó la oposición y el cambio de calificación instada por la defensa de los acusados y ordenó la remisión a juicio de la causa en la que once efectivos policiales de la Brigada de Investigaciones 2».