Ing. Diego Saravia.

Los problemas de gestión municipal, la censura a portales y los audios de un operador del fiscal Stornelli que lo involucran en supuestas extorsiones; opacan la figura de quien se considera sucesor puesto de Urtubey. (Diego Saravia)

Gustavo Sáenz, desde los tiempos de Romero y luego de Urtubey, fue parte de la gestión Isa del Municipio y es su continuidad, más allá de que fuera electo en el marco de un frente conducido por Sergio Massa, cuando el ex intendente participaba del Frente para la Victoria con Cristina Fernández.

Sáenz luego basaría su gestión en un acercamiento al presidente Macri, mientras Isa junto a Urtubey romperían con Cristina. Hoy Sáenz, parece intentar ser gobernador, si bien no queda muy claro en qué marco político lo hará: si con Macri, con Massa o con el propio Urtubey. Tampoco queda muy claro si el PJ conducido por Urtubey se alineará nacionalmente con el PJ más Unidad Ciudadana, donde participará seguramente Cristina en las PASO, pero no así Urtubey. (Si usted entendió este galimatías, es que sigue de cerca a la política Salteña.)

En cuanto a la gestión, Sáenz encaró una buena cantidad de obras con fondos nacionales, muchas de ellas vinculadas a la necesidad de terminar con las inundaciones en la zona central de la ciudad, más allá de que también es necesario -y más quizás que en el centro- terminar con las inundaciones en muchos barrios periféricos.

Parecía una gestión dinámica, si bien de entrada se enfrentó a problemas de calidad y tiempos en la ejecución de obras, teniendo graves problemas en la obra, también céntrica, del Corredor de la Fe. Incluyendo denuncias de corrupción por no hacer licitaciones y adjudicar en forma directa a la empresa Las Cortes. La sorpresa devino cuando se comprobó que las obras realizadas no funcionaron. Las inundaciones seguían impunes en el centro de la ciudad. ¿falló la ingeniería? ¿la ejecución? No hubo explicaciones, sólo se dijo que ahora el agua bajaba más rápido.

Y en éste marco, medios otrora ignotos, impusieron el humor político en Salta, alterando la espiritualidad de funcionarios de Saenz y «viralizando» incontables «memes» hasta números antes no logrados por medio de prensa alguno en la provincia. Las reacciones de Sáenz, fueron por un lado la emisión de dos videos que intentaban mostrar como extorsionadores a los empresarios de esos medios, que negociaban su pauta, y que en un momento renunciaron pública y virulentamente a la misma.

Videos que por un lado dejaron en claro que es imposible dialogar con Sáenz en privado, mientras por otro lado se evidenciaba la censura. Lamentable la presentación judicial y lamentable que la justicia salteña – en un fallo salido a velocidad luz – aceptara el pedido. La Justicia de Salta que se caracteriza por marchar a velocidad de tortuga en casos de corrupción y de violencia tanto privada como pública, en pocos días, ordeno a dos medios no publicar. O sea, aplicó censura previa. Como es sabido esto escaló a niveles nacionales con solicitadas de ADEPA y notas varias. Todos esperamos que la Corte de Salta, con nombre similar a la empresa Las Cortes, ponga las cosas en su lugar y revierta el fallo censurante. Caso contrario esta cuestión amenaza ir a la Corte Suprema e incluso a la Corte Interamericana de DDHH. En este marco algunos encuestadores indicarían que Sáenz perdió 10 valiosos puntos en las encuestas debido el humor político de Aerom y VerNoticias.

Finalmente, si algo faltaba a la política de Salta, fue la aparición de videos y audios que son prueba válida -pues fueron realizados en el marco de una investigación judicial-, donde Saenz aparece vinculado a operaciones de extorsión a empresarios, no ya con el fin de lograr una condena fraudulenta a Cristina en la llamada causa de los cuadernos, sino para permitir al fiscal Stornelli planear su propia seguridad económica ante un futuro que a los macristas les deviene negro.  Todo ello con personajes que no se sabe si son de la DEA, la NSA, o hasta de la KGB, o son simplemente caricaturas devenidas en comedia de una tragedia que en el país organizó el proceso de reorganización nacional, décadas atrás.

Sáenz, pasó de ser el candidato a Gobernador puesto, a ser el hazme reír de todas y todos, un paria, escándalo para propios y ajenos. (a) Política zigzageante, (b) Mala planificación de obras destinándolas solo al centro. (c) Mal diseño y fracaso en la ejecución de las mismas. (d) Reacciones sin sentido ante la crítica política, con el apoyo de la conservadora justicia salteña. (e) Participación en escándalos nacionales de corruptela económica y judicial.

Así termina la estrella de quien todos pensaban sería el sucesor de Urtubey. Como pasara hace tiempo con el chico malo, que ocasionó la derrota de su mentor Urtubey, Sáenz se inmoló en sus propios actos. Si reacciona rápido, quizás pueda todavía volver al Concejo Deliberante.