Oligarquía judicial | El poder sigue buscando el poder

A Ramiro Simón Padrós le fue bien en el concurso para designar un Juez en la Cámara Federal de Salta. El actual ministro “U” quedó primero en la terna elaborada por el Consejo de la Magistratura que integra Rodolfo Urtubey.

El Consejo de la Magistratura aprobó ayer la elevación de la terna de aspirantes a cubrir cargos en la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, en la que el en primer lugar figura Padrós, el actual secretario General de la Gobernación de Salta. La terna en cuestión quedó elaborada de la siguiente manera: 1º) Ramiro Simón Padrós, 2º) Santiago French y 3º) Alejandro Lávaque.

Se supo también que desde algunos sectores políticos hay pretensiones de impugnar la presencia de Padrós en la terna aduciendo que durante su paso por la Fiscalía General de la Provincia sus resoluciones dejaron serias dudas que debe afrontar, como lo es lo ocurrido con la empresa Plumada que hoy lleva adelante un juicio millonario contra la provincia.

No obstante ello, nadie cree seriamente que ello pueda obstaculizar la carrera de Ramiro Simón Padros hacia el cargo de camarista. No sólo es un “ahijado judicial” de Rodolfo Urtubey, sino que es un funcionario con aceitados vínculos con el poder político y judicial de la provincial que explica su meteórico ascenso en la década “U”: fue nombrado secretario Legal y Técnico cuando Urtubey asumió en el 2007, luego devino en Fiscal de Estado en agosto de 2011 y finalmente se convirtió en secretario General de la Gobernación desde junio de 2013 a la fecha cuyas funciones puede resumirse así: encontrar los argumentos jurídicos para respaldar las decisiones políticas del Gobierno.

Simón Padrós, sin embargo, no sólo protagonizó un ascenso meteórico. En algún momento pudo presumir de tener dos hombres en el gabinete a partir de su asunción como secretario General de la Gobernación: César Mariano Ovejero ex ministro de Cultura y Pamela Calletti quien en ese año se convirtió en ministro de Justicia, luego de Justicia y Derechos Humanos y hoy ocupa la Fiscalía de estado.

Los dos últimos tenían una larga lista de coincidencias con Simón Padrós: abogados, egresados de la Universidad Católica de Salta, accedieron a becas de especialización en el extranjero a través de importantes y elitistas fundaciones; se especializaron en Derecho Administrativo en la Universidad Austral entre los años 2006 y 2007 y trabajaron junto a Simón Padrós mientras este ocupaba cargos importantes del estado provincial. Con Mariano Ovejero, por ejemplo, compartieron puestos en la Fiscalía de Estado durante el romerismo y también en la Secretaría Legal y Técnica “U”, cuando el primero la conducía y el segundo asesoraba.

En el caso de Pamela Calletti, fue la Coordinadora de la Fiscalía cuando Simón Padrós la ocupaba y siguieron juntos cuando este asumió en la Secretaría de la Gobernación y Calletti mantuvo el cargo de Consultora Jurídica de la misma. Simón Padrós, además, tenía como padrino “político o judicial” a Rodolfo Urtubey padre quien siendo Juez de la Corte salteña, hizo de Simón Padrós y Pablo López Viñals dos fieles discípulos: el primero, en Derecho Administrativo y el segundo, en Derecho Penal.