Columna de Laura Postiglione | Sobre el ocio diferenciado entre varones y mujeres

Esta jueves en el programa CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5), la columnista nos introdujo en lo que implica el Niksen, término acuñado en los Países Bajos y cómo podría impactar su práctica tanto en hombres como mujeres.

A raíz de un artículo publicado recientemente bajo el título «El lujo de vaguear: por qué es más difícil para las mujeres«, Postiglione inició la columna de género y diversidades señalando las diferencias que hay si se compara los momentos de ocio en varones como en mujeres, al menos en sociedades como la salteña, donde el grueso de las tareas del hogar aún recae sobre ellas; en tanto los varones son los que pueden dedicarle más tiempo a otros intereses vinculados al ocio.

A esta idea del ocio, la columnista la vinculó con el concepto acuñado en los Países Bajos por la autora y periodista Annette Lavrijsen: Niksen, que puede describirse de manera rápida como un método de descanso eficaz contra el estrés y la ansiedad que implica lo siguiente: hacer nada. Simplemente eso.

Postiglione explicó: «Es ese tiempo en el cual desconectamos, nos sentamos a descansar y tiene muchas ventajas, porque repone las energías, fomenta la creatividad y se contrapone con la cultura capitalista que nos dice que tenemos que estar ocupados todo el día».

Sin embargo, en la práctica, el acceso a este tipo de momentos, sobre todo en las familias, se ve ampliamente diferenciado, en la mayoría de los casos. «Las mujeres realizan la mayor cantidad de horas en trabajo doméstico además del trabajo fuera del hogar, del trabajo productivo, como se le llama», acotó Postiglione. Luego señaló que un estudio de la Universidad Siglo XXI realizado este año mostró que la mayoría de las mujeres plantean que tienen muy poco tiempo para «no hacer nada».

«Tomemos como ejemplo un fin de semana, si se recorre los barrios es muy común ver muchos varones jugando a la pelota. También pasa lo mismo con el irse de pesca, y otras actividades recreativas. Esto no es así en lo que respecta a las mujeres», explicó. «Entoncs es importante que seamos conscientes de esta necesidad y que desde las políticas públicas se promueva este momento, que no es para todo el día, pero sí para una mejora en la calidad de vida y la salud».