Números rojos | El consumo de julio cayó en hipermercados un 2% y en las cadenas provinciales 4%

La baja en la actividad de compra se debe a la caída del salario, la devaluación y el alza de precios.

No hay plan de cuotas ni créditos que logren reactivar el consumo. La sociedad se ve vapuleada por la devaluación, la suba de precios y la pérdida de salario y achica gastos. En efecto, las ventas en los hipermercados en julio cayó 2% en unidades respecto a igual período de 2017, y un 4% en las cadenas provinciales.

La caída en el consumo se profundiza desde enero pasado y entran en juego diferentes factores. Sin embargo, no caben dudas que el traslado a precios por la fuerte suba de los combustibles es uno de los argumentos principales para que proveedores especulen con el valor de los productos. Además, influye la incertidumbre originada tras la crisis cambiaria que logró la depreciación del poder de compra en los sectores poblacionales de mayor consumo.

Por su parte, las cadenas provinciales nucleadas en la Federación Argentina de Supermercados (FASA) y la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), sufrieron una pérdida de hasta 4% en ventas. “Al dólar como elemento central, se suma el retraso en las paritarias que, o bien no cerraron o acordaron por el 15%. A pesar del cobro del aguinaldo en un pequeño universo de consumidores, las decisiones de las familias a la hora de distribuir el gasto mensual sigue de la misma forma”, explicaron desde el sector a Bae Negocios.

Desde el sector advierten que las personas compran en cantidades reducidas y apuntan a “marcas más baratas” y consideran que la reforma previsional que modificó el cobro en jubilados y de quienes perciben AUH y la reforma tributaria los perjudicaron. Asimismo destacan un punto a favor: en los comercios limítrofes con Brasil o Paraguay las compras aumentaron por el alza del dólar.