lunes 22 de abril de 2024
18.1 C
Salta

Norte salteño | La tierra de las madres de 15 años, abuelas de 30 y bisabuelas de 45

Papelón salteño. Clarín hizo un extenso informe sobre el pésimo servicio sanitario en Tartagal. El matutino viajó hasta el norte de Salta para comprobar cómo es el acceso a los derechos sexuales. Discriminación y otros casos.

El diario Clarín publicó esta semana un extenso informe sobre Salta titulado «Aborto, cáncer de útero y discriminación: historias en un hospital de frontera».

«Cómo es el acceso a los derechos sexuales en Tartagal, una ciudad cuya población es en gran mayoría pobre y de pueblos originarios», anticipa el diario porteño.

«Tartagal es la lágrima que cae por la mejilla de Enriqueta. Ella es la mamá de Aldana Quico, una joven wichí que perdió la vida en el mismo hospital público donde esperaba dar a luz. Aldana Quico, mujer, originaria, pobre», expresa el diario.

«No podría definir a Tartagal con una sola palabra», afirma Mariana Ortega, docente de la sede regional de la Universidad Nacional de Salta y activista en la radio comunitaria La Voz Indígena y en el espacio Aretede. La investigadora resalta la persistencia de costumbres y formas de organización tradicionales, debido a la tardía incorporación de la ciudad al Estado Nación argentino. Wichís, chiriguanos, chanés, quechuas, chorotes, chulupíes, aymaras y tobas no conforman antiguos dueños de las flechas. Contemplan, en cambio, una demografía viva.

«El municipio se mantiene como uno de los más pobres de la Argentina. Allí, el expresidente Carlos Menem anunció los «vuelos espaciales a la estratósfera»; y, en 2009, un alud implacable pretendió arrasar con todo. La vulnerabilidad afecta, sobre todo, a las mujeres. No hay área en Salta con mayor índice de «niñas madres», de 10 a 14 años», agrega el diario.

Clarín indica que «pese a los avances, los derechos sexuales y reproductivos se tropiezan con problemas estructurales de larga data».

Viviendas precarias, poco accesibles, con necesidades insatisfechas. Todo eso y más es lo que ve Clarín en su recorrido. Las enfermedades de transmisión sexual abundan. Pero el inicio temprano de la actividad sexual y de los embarazos conforma la problemática central.

«La temperatura es altísima. Las jóvenes esperan, con bebés y niños: flacos o con las panzas hinchadas, debido a dietas signadas por carbohidratos y grasas», agrega el texto. Un panorama desolador.

«Vemos madres de 15 años, abuelas de 30 y bisabuelas de 45», dicen los pocos profesionales que se animan a estar en la zona. El desgaste de los huesos, la malnutrición, la mayor predisposición al cáncer de cuello de útero, la presión alta y la eclampsia deviene en que las mujeres se avejentan e incluso pierden la vida. Muchas tienen partos prematuros, bebés con bajo peso y un crecimiento deficiente, sigue la nota.

Archivos

Otras noticias