La cineasta salteña, presidenta del jurado del reconocido festival, provocó un gran debate en Italia.

La cineasta salteña Lucrecia Martel levantó la polémica en el Festival de Venecia al asegurar este miércoles que no asistirá a la proyección de gala de la película de Roman Polanski en solidaridad con las mujeres víctimas de abuso sexual de nuestro país. Martel, presidenta del jurado, dijo que juzgará el film en privado.

“Yo no separo al hombre de la obra. La presencia de Polanski me resultó muy incómoda. Hice una pequeña investigación, con Internet, y consultando a escritoras que han tratado estos temas. Y vi que la víctima dio este caso por cerrado, no negando los hechos sino considerando que el señor Polanski había cumplido con lo que la familia y ella habían pedido. No puedo ponerme por encima de las cuestiones judiciales. Pero sí puedo solidarizarme con la víctima. No voy a asistir a la proyección de gala del señor Polanski porque yo represento a muchas mujeres que en Argentina luchan por cuestiones como esta, y no querría levantarme para aplaudirlo. Pero me parece acertado que su película esté en el festival, que haya diálogo y se debatan estos asuntos”, dijo Martel en conferencia de prensa.

Polanski fue acusado de violar a una niña de 13 años en 1977, algo que el prestigioso cineasta reconoció. Hoy no puede ingresar a Estados Unidos porque sería juzgado y podría recibir una pena de cincuenta años de cárcel.

“Acepté esta presidencia del jurado no por estar en Venecia con ustedes, ya que estaría mejor en mi casa, sino porque es un lugar político y este debate es muy importante en este festival. También por la obra de Polanski, que creo que merece una oportunidad, por las reflexiones sobre la humanidad que incluyen sus películas. Es muy difícil para mí interiorizar cuán lejos han ido los otros casos, vivo a diario en Argentina situaciones donde es muy complicado discernir hasta dónde ir contra gente que cometió algo así y fue juzgada, o cuya víctima se siente resarcida. ¿Qué vamos a hacer nosotros?”, se preguntó Martel, según informó el diario español El País.