No es magia, es crisis | Tortillas del tamaño de un bizcocho para evitar subas en el pan

Un representante de los panaderos salteños habló de algunas estrategias que usan para no trasladar a los consumidores los aumentos de los insumos: menos uso de harina y menor tamaño de las piezas.

En la previa a la aprobación del proyecto que declaro la emergencia comercial en la provincia, el vicepresidente de Cámara de Panaderos de la provincia, Daniel Romano, hablo sobre la angustiante situación que vive el sector y las estrategias que deben emplear para sobrevivir a la crisis.

“La situación es desesperante. El precio de la bolsa de harina pasó de $300 en diciembre a $700 ahora, las boletas de luz se fueron de $1.000 a $22.000, los precios se dolarizaron y se cobran según la cotización del día y hasta la presión fiscal aumenta. Por eso apoyamos el proyecto del diputado Santiago Godoy que busca declarar la emergencia comercial porque en esta situación muchas veces nosotros priorizamos pagar los sueldos de nuestros empleados y el pago de los tributos se retrasa pero no hay otra”, destaco Romano en su charla con el programa “Hablemos de política” que se emite todas las tardes por FM Aries.

Semejante situación, acotó, no puede resolverse trasladando esos incrementos al público por una razón sencilla: “La gente tampoco tiene plata. La gente no da más, es mucho tener el pan a $70” enfatizo el empresario que al ser consultado si se recurrió a estrategias propias de otras crisis para enfrentar el aumento de los costos y la falta de dinero en la calle, respondió que sí. “Lamentablemente eso ocurre como en otras crisis. A veces para no trasladar los precios el consumidor muchos se ven obligados a producir un pan más liviano o hacer que las tortillas tengan un tamaño de bizcocho”, reflexionó.