José Solá Torino

Se trata del exmagistrado José Solá Torino. Se disparó anoche cuando la Policía Aeroportuaria iba a cumplir la orden de un Tribunal Oral. Debían detenerlo luego de que su sentencia quedara firme el jueves.

La información fue confirmada esta madrugada por fuentes de la Justicia Federal. Solo se indicó que el exjuez se mató de un disparo cuando la policía llegaba para detenerlo pasada la medianoche. Solá Torino fue condenado por cohecho tras haberle cobrado $15 mil al narcotraficante José Miguel Farfán para facilitarle la huida

Municipalidad de Salta

El exjuez debía ser llevado al Complejo Penitenciario Federal III NOA, de General Güemes, donde cumpliría la pena de seis años de prisión. La sentencia quedó firme el jueves, cuando la Corte Suprema desestimó la queja que había interpuesto contra la resolución de Casación que tras confirmarle la condena, le denegó un recurso extraordinario federal. Luego de la notificación de la decisión de la Corte Suprema, el fiscal Amad pidió al TOF1 que ordene la detención de Solá Torino, en vista de que la condena “adquirió la calidad de cosa juzgada ya que se encuentra firme”, y agregó que “el imputado agotó todos los remedios procesales para impugnarla”.

En 2009 Solá Torino fue destituido de su cargo de juez por el Jurado de Enjuiciamiento. Ahí argumentó que la acusación en su contra era una «infamia perversa» teñida de «intenciones «políticas». Y si bien reconoció que había favorecido a Farfán, sostuvo que se trató de un error y aseguró que jamás recibió dinero de él.  Miguel Farfán es el mismo que también pagó al exjuez federal Raúl Reynoso para que le concediera una exención de prisión. Esto fue en 2014 y fue uno de los hechos por los cuales el exmagistrado de Orán fue condenado a 13 años de prisión en marzo del año pasado, por favorecer a narcos a cambio de pagos en especie o efectivo.

La causa contra Solá Torino es anterior. La inició el fiscal Toranzos basándose en escuchas telefónicas en las que se exponía que en 2007 el entonces juez había cobrado $15 mil para levantar un orden de captura de Farfán, quien estaba prófugo desde 2003 cuando no regresó a prisión tras una salida transitoria en el marco de una condena por narcotráfico que cumplía desde 1999 por transportar 400 kilos de cocaína.

Solá Torino fue juzgado junto a Héctor Hugo Salazar, Gabriela Mabel Vázquez y Graciela del Valle Ferreyra. Los tres recibieron penas de 3 años de prisión, aunque en el caso de la última, fue de cumplimiento efectivo, porque fue declarada reincidente. En las escuchas «Farfán, Salazar, Ferreyra y Vázquez conversaban de las gestiones realizadas para dejar sin efecto la orden de captura que recaía sobre el primero”, sostuvo en su momento el fiscal Toranzos.

En esas conversaciones se aludía a una persona identificada como Gordo, Toto o Totín, que se había comprometido a lograr que se levantara la orden de captura que pesaba contra Farfán. El exjuez era conocido por el apodo de Toto. En la investigación se determinó que tenía vinculaciones con Ferreyra. Para los investigadores, Salazar fue el nexo entre Farfán y Vázquez y Ferreyra, quienes a su vez lo pusieron en contacto con Solá Torino.