Ignacio Jarsún.

El diputado de Rosario de Lerma se emocionó al enterarse que su “aporte solidario” llegó al hospital de su pueblo. Ensayó un desagravio a la política y un homenaje a sus pares, pero algunos pidieron la palabra para excluirse del extraño homenaje.

Fue unas de las perlitas que se dieron en la última sesión de la Cámara de Diputados. Jarsún pidió la palabra para relatar a los presentes que le había llegado el comprobante de que el nosocomio de su pueblo ya contaba con los 25 mil pesos de su aporte solidario, cifra que todos los diputados de la provincia aportaron durante el mes de abril: los de Capital lo destinaron al Hospital Papa Francisco, mientras los legisladores del interior optaron por centros de salud de sus departamentos.

Municipalidad de Salta

Tan grande fue la emoción de Jarsún que en el tramo “homenajes” hablo de semejante conducta y que creyó oportuno enfatizar que en tiempos en donde la política se encuentra tan “desprestigiada”, correspondía “homenajear a la política y a los diputados por ese gesto” tan importante.

En pocos minutos la oda de Jarsún empezó a recibir algunas bofetadas. Primero fue la diputada por Orán quien pidió al cuerpo “ser excluida de ese homenaje” al considerar que sólo hicieron algo que les correspondía sin merecer ningún homenaje en particular; luego fue el turno de Adrián Valenzuela quien hizo lo mismo y luego cerro Santiago Godoy que al hacer uso de la palabra destaco “que el barbijo no solo sirve para cuidarse del coronavirus, sino también para evitar que el resto veo que se estaba riendo” ante el homenaje de Jarsún.