El intendente anunció que todos los empleados municipales deberán devolver el dinero extra que cobraron.

El fin de semana se conoció que la Municipalidad de Campo Santo liquidó mal los sueldos de 120 empleados durante dos años y gastó alrededor de cinco millones de pesos que ahora el intendente Mario Cuenca pretende que sean devueltos.

“La antigüedad, al igual que el título, se calculan sobre el básico, pero nosotros lo estábamos calculando sobre el total bruto, la diferencia en el resultado es notable y beneficia a los más antiguos”, explicó Cuenca, que durante el sábado y el domingo fue entrevistado por medios nacionales.

“Yo vengo desde 2017 pidiendo que revean el cálculo de los sueldos porque había montos muy elevados, pero desde el área contable siempre me dijeron que todo estaba bien. Este mes, con el aumento otorgado, en uno o dos casos, el sueldo trepó a más de 200 mil pesos y ni el gobernador gana tanto. Me puse firme y exigí un estudio profundo de la forma como se calculaban los sueldos y se pudo detectar el error”, explicó el intendente, según difundió El Tribuno.

“Teníamos sueldos de $150 mil, $90 mil, $60 mil, lo que era imposible de pagar. La diferencia entre los que estaban cobrando y lo que en realidad deberían cobrar es, por ejemplo de $98 mil, $64 mil y $30 mil entre los más elevados. Esa es la cantidad que cobraban de más. Los empleados eran conscientes de que no podían cobrar tanto y yo estoy convencido de que deben devolver lo que cobraron de más”, agregó Cuenca.

El propio intendente reconoció que cobraba $120 mil cuando debía recibir la mitad de ese monto. “Por supuesto que lo voy a devolver”, aclaró.