Naftas y multas | David Leiva busca modificar la forma de calcular el monto de los multas

El edil aseguró que seguir con el actual esquema conlleva precios exorbitantes y una situación ilógica: ante la liberalización del precio de las naftas es el mercado y no el Estado quien pone los criterios de cálculo.

El bloque de Memoria y Movilización Social presentó un proyecto de Ordenanza para modificar la base sobre la cual se calculan las multas de tránsito. Quien encabeza la iniciativa es el concejal David Leiva quien explicó que las multas de tránsito se calculan a través de Unidades Fijas. Actualmente la Unidad Fija es tomada sobre el precio del litro de nafta súper de enero pasado en Buenos Aires, pero cuando se actualice la medida se deberá sumar los incrementos que sufrieron hasta el momento los combustibles que en la actualidad supera el 30%.

“El proyecto que presentamos tiene que ver con cómo se plantea el pago de las multas de tránsito. Proponemos replantear esta medida y que las multas de tránsito se cobren como se cobra cualquier otro tributo municipal, es decir pasar a cobrarse teniendo en cuenta la Unidad Tributaria” afirmó el concejal quien precisó que un esquema como el que propone dará previsibilidad porque luego “el pago de las multas tendrá que ver con el aumento anual que se establece para la Unidad Tributaria y no con el precio de la nafta. Sabemos que esta variable últimamente viene sufriendo una escalada en nuestro país cuando el Estado liberó el precio de los combustibles a lo que establezca el mercado. Esto lleva a que la gente esté supeditada a un precio que es ilógico”.

Consultado sobre la posibilidad de que este proyecto perjudique a las arcas municipales, Leiva subrayó que no se trata de desfinanciar a la Municipalidad. “En definitiva, esta propuesta plantea un esquema claro del pago de las multas. Las multas tienen que pagarse. No hay acá ninguna cuestión que busque que esto se evite. El que incurre en una infracción tiene que asumirla y pagar la multa. Pero el precio de esa multa no puede estar supeditado a un precio que lo pone el mercado y no el estado”.