Así lo indican dos informes de movimientos feministas que varían en cuanto a cifras, pero coinciden en la tendencia. Los números representan un asesinato cada 32 horas.

Los informes difundidos corresponden al observatorio del movimiento feminista Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) y al Observatorio Ahora Sí Que Nos Ven. Según las cifras de Mumalá, sólo en septiembre 25 mujeres fueron asesinadas. «Tenemos a la fecha 203 femicidios que se suman a lo que venimos relevando en lo que va de año, y tenemos además 35 casos en investigación todavía», explicó Sylvia Ferreyra, referente de esa organización.

“Ahora Sí Que Nos Ven”, por su parte, publicó un sondeo propio que llega a los 250 femicidios entre enero y septiembre. La referente Raquel Vivanco indicó que la cifra «no sólo es alarmante por el incremento de la violencia machista, sino que también visibiliza la falta de voluntad política de erradicar la violencia de género».

Algunos datos presentes en el informe de “ahora Sí Que Nos Ven” son los siguientes: el 40% de los asesinatos de mujeres fue cometido por la pareja de la víctima y otro 28% por la expareja; en un 10% de los casos el agresor era familiar de la víctima y en otro 16% el victimario era conocido o del círculo íntimo de la mujer; el 30% de las mujeres víctimas fueron asesinadas con un arma blanca, otro 26% con un arma de fuego, un 17% a golpes, otro 13% asfixiadas y 8% quemadas.

Datos puntuales del informe de Mumalá: el 17% de Mujeres víctimas de femicidio había denunciado a su agresor previamente, el 9% tenía restricción de contacto o perimetral, el 2% botón antipánico. El 21% de los agresores se suicidó y el 5% lo intentó. El 5 % de los femicidas está prófugo. El 6% de los femicidas asesino a más de una víctima. En el 36% de los casos víctima y victimario convivían. El 10% de las víctimas estuvo desaparecida. El 6% fue abusada sexualmente. El 5% estaba embarazada. El 7% de los femicidas pertenecía a alguna fuerza de seguridad, de estos el 60% policía y el 25% militar retirado/pasivo, el 7,5 policía retirado y el 7,5% militar activo. Del total de femicidios cometidos con armas de fuego, el 15% fueron cometidos con un arma reglamentaria.