Gonzalo Teruel.

En su habitual columna de los días viernes, el periodista utilizó la expresión de una diputada nacional para sintetizar su visión de la gestión nacional. Fue en el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5).

Allí comenzó remarcando que durante la semana el presidente hizo política y fijó la agenda. Puso como ejemplo la movilización del martes por el Día del Militante Peronista, la sanción del Presupuesto 2021, la aprobación en Diputados el Aporte Solidario, el envío al Congreso la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y el anuncio de un aumento adicional del 5% en las jubilaciones.

Municipalidad de Salta

“No voy a analizar cada una de esas acciones y simplemente voy a decir que, en principio, es una buena noticia que el gobierno sea quien hace política y fije la agenda pública. Pero, claro, nada es tan simple en Argentina. Todas esas acciones se agotan muy rápido y no parece que el gobierno tenga mucho más para ofrecer. Alguien me dijo que ‘lo de esta semana es como si el gobierno miró a su alrededor, alzó las últimas 4 o 5 piedras, las tiró a los que lo rodean y los hizo retroceder medio paso, pero… ya no tiene más piedras para defenderse del avance de los que lo rodean’. ¿Qué va a hacer el gobierno el lunes?, ¿qué va a hacer el gobierno en diciembre?, ¿qué va a hacer el gobierno el año que viene? Solo con el debate por la legalización del aborto, que yo respaldo fervorosamente, no puede sostener la agenda y direccionar la gestión política”, resaltó.

Pasando al plano financiero, Teruel recordó que en el Banco Central se dice que con los dólares que hay en reserva – luego de la forzosa y cara estabilidad conseguida en las últimas semanas – se llega a marzo. “En abril y mayo, se supone, comienzan a entrar los dólares de la soja que tiene un valor excepcional en el mercado internacional. Pero abril y mayo quedan muy lejos. Hay que pasar el verano y, antes, hay que pasar diciembre. El gobierno tiene contenidos a los gremios y a los movimientos sociales pero la suba de los precios y el ajuste evidente, más allá de cualquier justificación oficial, abren interrogantes sobre la gestión del presidente Alberto Fernández. De ninguna manera quiero sugerir que el gobierno enfrente riesgos institucionales. Solo quiero destacar que está muy debilitado. Y que no se observa un plan político y económico superador. Más sencillo: hoy estamos mal y nada sugiere que el año próximo vamos a estar mejor”, destacó.

Hacía referencia a que, según su óptica, cualquier medida económica de alivio para los sectores populares y medios complica aún más la frágil administración pública, aumenta el déficit, dispara la inflación, estimula la devaluación y aleja el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “De esta semana me queda la sensación de un gobierno muy cansado y muy deteriorado. Me cuesta imaginar por dónde llevará la gestión y el debate político en los próximos meses y en el próximo año. Pero, claro, es un gobierno peronista con nutridas y potentes bases y apoyos con lo cual puede asegurarse que, cansado y golpeado, igual va a dar pelea”, enfatizó.

Finalmente, aseguró que para las próximas semanas puede anticiparse el anuncio de medidas menores: “bono de fin de año para los beneficiarios de planes sociales, carnes a precios populares para las fiestas, etc. ‘Mucha coyuntura, poca estrategia’ dijo la diputada Carla Carrizo sobre el impuesto a las grandes fortunas y esa definición puede extenderse a toda la gestión de gobierno”, concluyó.