Morello | “Más de mil familias salteñas carenciadas se beneficiarán con la quita de subsidios a 40 inmuebles de la Iglesia”

Uno de los directores del Ente Regulador de los Servicios Públicos explicó cómo redireccionarán los subsidios desde 40 propiedades de la Iglesia a familias humildes. Se trata de un monto de siete millones de pesos anuales.

Tras conocerse que la Iglesia Católica de Salta recibe subsidios de la tarifa de agua para unas cuarenta propiedades que no funcionan como templos ni cumplen función social, el Ente Regulador de Servicios Públicos decidió quitarle el beneficio. Sobre ello habló en el día de hoy uno de los directores del organismo, Carlos Morello, con el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5).

“Hay muchos vecinos que entre comer o pagar la luz o el agua opta por lo primero. Nosotros somos conocedores de esa situación y desde hace un tiempo estamos trabajando un nuevo régimen de subsidios para llegar a más gente. ¿Cuál es el principal problema que tenemos? Que los recursos son limitados mientras la pobreza y la indigencia aumentan. Ante ello, teníamos que ver cómo hacer y lo hicimos”, dijo a modo de introducción.

A la hora de explicar los cambios concretos y los impactos sociales que tendrán, Morello precisó: “nos pusimos a estudiar cuáles son los inmuebles que se encuentran subsidiados y que a nuestro entender no precisan la ayuda. En ese trabajo encontramos que hay 40 inmuebles de la Iglesia Católica que reciben el beneficio sumando un monto de siete millones anuales y que no cumplen ninguna función ni social ni religiosa porque allí funcionan empresas, estudios jurídicos, viviendas alquiladas a familias. Concluimos que estos siete millones se pueden destinar a gente que sí lo necesita”, resaltó el funcionario quien remarcó que las propiedades eclesiásticas que cumplen una función social continuarán con el beneficio. Puso un ejemplo: La Casita de Belén.

Consultado sobre cuál sería el impacto a la hora de redistribuir esos siete millones de personas, el director del Ente Regulador de Servicios Públicos dijo: “estimamos que muchas más de mil familias carenciadas se beneficiarán con la quita de subsidios a esos 40 inmuebles de la Iglesia. Calculá que el monto de una factura de agua en una familia humilde ronda entre los 250 y 400 pesos. Si dividís los siete millones por eso, vamos a llegar a muchísimas familias y facturas mensuales. En definitiva, vamos a redireccionar los subsidios, para generar un poquito de justicia social en esta primera etapa. Aquellos que puedan pagar que paguen y aquellos que no los ayudamos”, sentenció.

Morello aclaró que estamos ante el primer paso de una decisión que seguirá avanzando en base al estudio de quienes reciben un subsidio y determinar si es merecedor del mismo. A partir de ello, remarcó, podrán seguir redireccionando ayudas a familias que la necesitan.