Ahora la fiscal de DDHH requirió juicio para estos efectivos que ya están imputados por vejaciones calificadas y lesiones.

El hecho en cuestión tuvo lugar en marzo de 2019, en la plaza de la Villa San José, de Metán. Ahí estaba una patrulla de la División de Seguridad Urbana. La víctima circulaba en moto a contramano por el lugar cuando fue detenido por los uniformados. Ahí le pidieron los papeles de la moto y el conductor respondió que “no tenía como llevarlos”.

Municipalidad de Salta

La respuesta no agradó a los policías, pues, según detalla el Ministerio Público Fiscal de Salta (MPFS) se “llevaron al denunciante detrás de un automóvil estacionado sobre calle Urquiza y lo golpearon”. Entre al menos dos policías le pegaron con puños y palos hasta dejarlo inconsciente. Después lo llevaron hasta la Comisaría 30. Un testigo presenció todo lo sucedido en la calle y testificó luego la brutalidad policial.

El examen médico certificó “hematoma en el ojo izquierdo, herida cortante en parpado superior izquierdo de 3 centímetros, derrame conjuntival, hematoma bipalpebral izquierdo, hematoma en pómulo izquierdo, excoriaciones lineales en mejilla izquierda y dolor en mandíbula izquierda y región costal izquierda por golpe”. También le diagnosticaron disminución de agudeza visual del ojo izquierdo.

Por todo esto quedaron imputados Camila Belén Orellana (24), Ángel Aníbal Correa (40) y Jesús Manuel Atienzo (39). Los tres policías que patrullaban esa tarde de marzo las calles metanenses están acusados de los delitos de vejaciones calificadas por el uso de la violencia y lesiones leves, en concurso ideal y en calidad de coautores. En las pasadas horas la fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías 6, la elevación a juicio de la causa.