El dirigente Mariano Cuenca advirtió que la patronal quiere destruir el SOEASI para reemplazarlo por gente afín a la empresa. Adelantó que presentará una denuncia en Suiza, ante la OIT. 

La situación del Ingenio San Isidro volvió a la escena pública con una fuerte denuncia del dirigente sindical Mariano Cuenca. El texto se titula “Me matan si no trabajo y si trabajo me matan”- por la canción de Nicolás Guillén- y advierte un vaciamiento gremial en el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar de la empresa (SOEASI) con el objetivo de colocar allí a personas que respondan a la patronal.

Cuenca resaltó la lucha de distintos sectores para evitar el despido de 730 trabajadores, tras el anuncio de cierre de la multinacional peruana Grupo Gloria. Sin embargo, a la fecha no ha habido soluciones de fondo, por lo cual el ingenio fundado en 1760 fue paulatinamente sometido a intereses privados por sobre la necesidad del trabajo.

En el comunicado difundido recientemente, el secretario gremial del SOEASI detalla: “Un grupo de empresarios tucumanos se hizo cargo del Ingenio San Isidro y una luz de esperanza se encendió en toda la provincia. Sin embargo, ese grupo hoy comandado por los empresarios Diego Ruiz y Jorge Rocchia Ferro, mostró su peor rostro y dejó afuera del ingenio a casi 600 trabajadores”.

Además, Cuenca envió un mensaje a los trabajadores y pidió que resistan los aprietes y la presión de los empresarios. “El sindicato es de cada uno de ustedes. Sólo este gremio los va a defender. La nueva empresa está realizando una práctica antisindical, y no debe tener injerencia en las relaciones de cada afiliado”, transmitió.

El sindicalista hizo referencia a un texto que comenzó a circular entre los trabajadores en donde se habría amenazado con desempleo inmediato promoviendo la desafiliación de los trabajadores del SOEASI y, por tanto, la desaparición legal del gremio. “Simplemente, no firmen. Es por el interés de cada uno de ustedes y el de su familia”, encomendó Cuenca a los trabajadores, al tiempo que adelantó una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo con asiento en Suiza.