En la vecina provincia ya presentaron un pedido de apertura del concurso preventivo de acreedores. En Salta, cerca de 40 trabajadores, aguardan noticias a futuro.

Esta cadena de supermercados mayoristas tiene presencia en casi todo el NOA. 13 sucursales en Tucumán, 4 en Santiago del Estero, 1 en Catamarca y 1 en Salta. De todas, la provincia tucumana es la que tiene a sus sucursales más comprometidas.

Alrededor del 20 de junio pasado, el portal Ámbito publicaba la notica de la quiebra de esta empresa. Si bien la información ya se barajaba con anterioridad, no era confirmada. Tras dos años de caídas en las ventas, las sucursales tucumanas terminaron adquiriendo deudas importantes.

$1.500 millones de deuda bancaria y poco más de $153 millones en cheques rechazados. Empleados de la cadena protestaron luego de que la firma se declarará en quiebra, informó el diario El Ancasti. 1200 personas trabajaban hasta hace un mes en Emilio Luque Tucumán, hoy su futuro es incierto. La empresa ya pidió a la Justicia Comercial la apertura del concurso preventivo de acreedores y el  Proceso Preventivo de Crisis (PPC).

En Salta la historia es otra. Ángel Ortiz, del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), comentó a Nuevo Diario: “Acá en Salta no tuvimos presentación. Sólo se hizo en Tucumán por lo que no estamos embargados. Ellos tendrían que presentarlo acá o por medio del Ministerio de Trabajo de la Nación pero sólo se presentaron en Tucumán a hacerlo”.

Se avizoran despidos masivos, y la inevitable venta de la firma a los mejores postores, con todos los problemas que ello pueda acarrear.