La querella de la familia Ragone calificó de partícipe primario al ex juez Ricardo Lona y solicitó la pena de prisión perpetua. Por su parte, la Fiscalía lo consideró partícipe secundario y pidió 15 años.

“En una extensa jornada se dieron los alegatos de las querellas y la Fiscalía en el juicio al ex juez federal de Salta, Ricardo Lona, acusado por su accionar en el secuestro y desaparición del ex gobernador Miguel Ragone. Las querellas coincidieron en pedir prisión perpetua, por considerar que tuvo una participación decisiva para la concreción de este delito; en cambio, la Fiscalía mantuvo la acusación por encubrimiento y prevaricato y pidió una pena de 15 de prisión. La sentencia se conocerá el 24 de septiembre”, resumió el diario Página 12.

“Se encuentran plenamente confirmados los hechos (…) y por ende la responsabilidad de Ricardo Lona se encuentra acreditada”, aseguró el abogado Matías Duarte, representante de la querella de la familia Ragone. Recordó que la Justicia Federal salteña, en fallos anteriores, ya ha dicho que el sumario policial por el secuestro estuvo dirigido a ocultar en lugar de aportar datos para dar con los responsables de este hecho.

El abogado recordó que “en ninguno de los casos en que intervino Lona logró identificarse a los responsables de los crímenes de lesa humanidad”. Aseguró que Lona “es responsable como partícipe primario”, y cometió los delitos de homicidio doblemente agravado en perjuicio de Ragone y de Santiago Arredes (comerciante baleado cuando el ex gobernador era secuestrado) y tuvo también responsabilidad necesaria en la tentativa de asesinato de Margarita Martínez de Leal, que vio el secuestro y fue baleada.

Duarte añadió que, en caso de que el Tribunal considere al ex juez como partícipe secundario, debe recibir el máximo de la pena prevista, 20 años de prisión. También enfatizó que la prueba demuestra que el ex juez garantizó la impunidad de los responsables directos del secuestro, desaparición y muerte de Ragone, el 11 de marzo de 1976. “Ellos cometieron el hecho porque sabían que Ricardo Lona les garantizaba la impunidad”, expresó. Las otras querellas mantuvieron un criterio similar.

Desde la Fiscalía, Carlos Amad, cuestionó la morosidad de este proceso y dijo que esta causa debió ser parte del juicio conocido como Ragone I. Al referirse a Lona, aseveró que formó parte del plan sistemático de la última dictadura cívico militar, porque “era necesario para que la dictadura logre su cometido”. “Se ha probado la participación de Lona en todo lo investigado, y en lo que él debió investigar”, enfatizó el fiscal que pidió que se lo condene a 15 años de prisión por ser partícipe secundario de dos hechos de homicidios y una tentativa de asesinato, enfatizo el medio ya citado.