domingo 16 de junio de 2024
16.4 C
Salta

Más fanáticos que cruzados salteños | Al grito de “Viva Cristo Rey” destruyen muestra de arte feminista en Mendoza

Antes de destruir la exposición y el recinto universitario, los vándalos “exorcizaron” las obras de arte con rezos en latín. La muestra ya había sido criticada por la Iglesia. El Rectorado presentará este martes la denuncia.

“8M- Manifiestos Visuales” se llama la muestra expuesta en el Espacio de Arte del Rectorado de la Universidad de Cuyo (UNCuyo) que venía con polémica tras ser cuestionada por la Pastoral social del Arzobispado de Mendoza y algunos docentes y alumnos católicos de la propia Universidad.

En ese marco, el lunes por la tarde un grupo de unas 50 personas ultracatólicas ingresó a la sala y destruyó la muestra organizada por la Secretaría de Extensión de la Facultad de Arte y Diseño. Antes, se pusieron a rezar en latín para “exorcizar” las obras que estaban expuestas desde el 7 de marzo. “Se trata de una exposición artística de docentes, estudiantes y egresados de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, “que busca contribuir al establecimiento de una mirada reflexiva desde el arte sobre la sociedad patriarcal”, informaron sus organizadores días previos a su inauguración en el marco del Mes de la Mujer.

La Pastoral Social de Mendoza había cuestionado en un comunicado la muestra por ejercer “una violencia simbólica sobre signos religiosos cristianos”. Las cuestionadas eran sobre todo dos de las obras. Una, que reflejaba la crucifixión de una mujer desnuda pero con cabeza de animal. Otra, una vagina que aparenta ser una imagen de la Virgen.

Tras ese antecedente, apareció este grupo en el anexo del Rectorado, al grito de “viva Cristo Rey” y “viva la Virgen” y atacó las obras. Según videos que circularon, pareciera que en los rezos previos a la destrucción fueron guiados por un diácono. De acuerdo a imágenes que subió el diario Los Andes, alguien al que se identificó como “profesor Giaquinta” invocó a San Miguel Arcángel para “romper el demonio de la blasfemia” e invitó a que lo acompañaran a rezar en latín. Lo denominó un “exorcismo sacramental” ante la “blasfemia oficial instituida por la autoridad” para de esa manera “quitar el demonio de la blasfemia”.

“No vamos a censurar las obras, la selección fue muy cuidadosa”, remarcó el también secretario de Extensión y Articulación Social de la Facultad de Diseño. Y añadió: “No fue la finalidad de esta muestra ofender a nadie, apelamos a que lean, interpreten la visión de conjunto de obras y no sesgar la información. El arte cumple una función pedagógica. Las imágenes sesgadas y fragmentadas no hablan del 8M e ignoran que las mujeres autoras de la muestra toman elementos de nuestra experiencia social contemporánea y la resignifican en estas obras que no tienen la finalidad de ofender a ninguna religión”.

Archivos

Otras noticias