El dinero estaba disimulado en la cabina del conductor. El procedimiento ocurrió en el paraje “Cabeza de Buey”.

No se trata del primer caso. El antecedente más cercano ocurrió el viernes pasado cuando se secuestró una suma de dinero en pesos bolivianos por un valor de un millón y medio de pesos argentinos. Ayer la suma secuestrada fue dos millones de pesos y el hecho se suma a otros casos similares que vienen ocurriendo hace semanas, todos en diferentes partes del norte del país, en los que también se decomisaron importantes sumas de dinero.

Ayer los gendarmes detuvieron la marcha de un camión y al momento de la inspección detectaron que en el sector de la cabina del conductor iban ocultas dos cajas de cartón. “Al abrirlas, los uniformados hallaron en su interior 1.509.800 pesos en efectivo y otros $757.054,77 repartidos en 26 cheques de distintas entidades bancarias, lo que daba un total de 2.266.854,77 pesos que el conductor del vehículo no pudo justificar, ya que no contaba con el aval legal correspondiente”, resaltaron los medios nacionales.

Inmediatamente, los funcionarios tomaron contacto la Fiscalía Federal de Salta que dispuso el secuestro del dinero y la notificación al conductor por una causa penal por evasión tributaria. Como ya informáramos, mientras algunas personas aseguran que el dinero que se viene secuestrando proviene del narcotráfico, las versiones más serias indican que proviene de la venta de ropa y feriantes que, imposibilitados de viajar a Bolivia o Buenos Aires, encargan a los choferes de colectivos y camiones el traslado de dinero y mercadería.