Más de cien proyectos impulsados | Indio Godoy, el último influencer político de la Legislatura salteña

Constructor de equilibrios, par de Romero y Urtubey aunque los ex mandatarios aborrezcan aceptarlo, genuino adversario de Sáenz; Godoy se despide de su banca con credenciales que ningún otro legislador puede presumir. (Gonzalo Teruel)

Publicidad electorar - Emiliano Estrada

Hace unas semanas, en otra sesión en la que el debate sobre asuntos más o menos importantes dio paso a una catarata de chicanas y acusaciones personales entre diputados de pobres y tristes argumentos, al ser aludido de manera tan elíptica como torpe, Manuel Santiago Godoy mostró los dientes y, como no lo hizo en los últimos dos años, exhibió sus credenciales.

El debate debía ser por la expropiación de un terreno para la construcción de una planta depuradora de líquidos cloacales en algún lugar del territorio salteño, pero la dramática incapacidad de los diputados provinciales para discutir con argumentos más o menos razonables terminó en un cruce de torpes acusaciones y chicanas personales. Alguien criticó a “los viejos o muy viejos” legisladores por haber hecho de Salta un lugar pobre y miserable. Fue demasiado para Godoy, otrora jefe de ese recinto, que no soportó la crítica de quienes hicieron y hacen menos que él por cambiar la realidad provincial. En una exposición que seguro tenía atragantada desde hace un par de años y pensada para más adelante, para su despedida, vomitó a propios y extraños que durante sus años, muchos años como legislador, fue responsable de más de un centenar de normas todavía vigentes. Ningún otro, ninguna otra, en el palacio legislativo puede presumir de algo parecido.

En rigor de verdad, los proyectos de Declaración, de Resolución y de Ley impulsados por Godoy y aprobados por la Legislatura son muchos más de 100. Y si bien es cierto que a los legisladores y congresistas no debe juzgárselos por la cantidad sino por la calidad de sus iniciativas, el aporte del viejo Indio Godoy es insoslayable para la historia reciente de la provincia. Elaboró, impulsó y consiguió el apoyo necesario para aprobar leyes sobre Trabajo y Asuntos Laborales, Cultura y Deporte, Turismo, Derechos Humanos, Violencia de Género, Educación, Justicia, Hacienda y Economía, Producción, Recursos Naturales, Medioambiente, Obras Públicas, Seguridad y Salud Pública. Imposible, también innecesario, enumerar una a una esas normas en un texto como éste. Pero bien vale la pena mencionar algunas de incuestionable importancia y vigencia. Aquí están estas son (en negrita algunas de las que merecen atención especial):

Ley 7.800: Todas las dependencias públicas y los establecimientos privados que en el ámbito de la Provincia, brinden atención al público, a través de cualquier forma o modalidad, deben garantizar la atención prioritaria y trámite ágil a la gestión realizada por mujeres embarazadas, personas con capacidades diferentes o movilidad reducida transitoria, personas mayores de 70 años y personas con niños en brazos.

Ley 8.024: Sistema Provincial de Prevención de la Tortura y Otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Ref. Ley 8.024: Modificar la Ley 7.733 de Creación del Mecanismo Provincial de Prevención de la Tortura y otros tratos y Penas Crueles, Inhumanas y/o degradantes.

Ley 8.221: Adhiérase la provincia de Salta a la Ley Nacional 27.360 que aprueba la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Ley 7.110: Régimen Especial para Estudiantes Embarazadas.

Ley 7.985: Régimen de Protección Integral de los Niños, Niñas y Adolescentes que padecen Trastornos por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad.

Ley 7.623: Los arriendos anuales de tierras de propiedad de la provincia, no podrán ser inferiores al 10 % del valor de la producción anual que se realice en dichos predios.

Ley 8.087: Modificar el Artículo 5, e incorporar el Artículo 5 bis a la Ley 7.623 la cual establece las condiciones económicas para la explotación de inmuebles rurales de propiedad del Estado Provincial, Entidades Autárquicas o Descentralizadas, Sociedades del Estado, Sociedades Anónimas.

Ley 7.587: Reglamentar el Artículo 59 de la Constitución Provincial. Derecho de Iniciativa Popular.

Ley 8.038: Incorporase el Artículo 74 bis en el Código Contravencional, Ley 7.135 y sus modificatorias: Será sancionado con arresto de hasta 30 días o multa el que dentro de un establecimiento de gestión pública o privada o en sus inmediaciones, hostigue, maltrate o perturbe emocionalmente e intelectualmente a un trabajador de la Educación.

Expediente 91-30348/12:  Adhiérase la Provincia de Salta a las disposiciones de la Ley Nacional 23.737 y sus modificaciones en los términos previstos por la Ley Nacional 26052, referente a la destrucción de estupefacientes.

Expediente 91-13324/04: Adhiérase la Provincia de Salta a la Ley Nacional 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Ley 7.539: Ejercicio de la Profesión y Actividad Farmacéutica.

Ley 7.783: Las Obras Sociales de la provincia de Salta están obligadas a brindar cobertura del 100 % del tratamiento y medicación a los pacientes oncológicos.

Ley 7.909: Adhesión de la Provincia de Salta a la Ley Nacional 27.130 de Prevención del Suicidio.

Expediente 91-38221/17: Incorporar en el padrón de prestadores del Sistema de Salud de la Provincia a profesionales matriculados en el Colegio de Profesionales de Educación Física de Salta de acuerdo a las necesidades sanitarias.

Ley 8.152: Crear el Centro de Rehabilitación Integral para Personas con discapacidad visual.

Ley 7.343: Adhiérase la Provincia de Salta a la Ley Nacional 25.367 sobre Sistema de Emergencias Coordinadas, en un sólo número telefónico 911.

Ley 8.030: Instituir el Sistema del Boleto Gratuito, denominado Pase Libre, implementado por el Decreto del Poder Ejecutivo Provincial 2.574/14.

Ley 8.110: Prorrogar por el término de 2 años la Ley 7.857 de Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género en todo el territorio de la provincia de Salta.

Lejos están estas líneas de sugerir un proceso de beatificación o canonización de Godoy, sólo muestran algunas de las iniciativas y el mérito político para conseguir los apoyos necesarios del hombre fuerte de la Legislatura durante los largos gobiernos de Juan Carlos Romero y Juan Manuel Urtubey. Muestra del crítico ánimo de este texto es el recuerdo de un par anécdotas que el periodista que esto escribe puede contar.

Cuando sucedió la revuelta policial que jaqueó al gobierno nacional y a varios gobiernos provinciales, durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner y Urtubey, los funcionarios provinciales se escondieron debajo de la cama. Durante dos días fue imposible escuchar al gobernador o a los ministros de Gobierno y de Seguridad (los entonces recién asumidos Eduardo Sylvester y Alejandro Cornejo) y cuando el caos parecía inevitable, Godoy dio un par de entrevistas a radios locales y sus palabras ordenaron a propios y extraños: la Policía confirmó su subordinación al Poder Ejecutivo, en Salta no hubo saqueos, y el gobierno reaccionó. Bien o mal, pero reaccionó.

“La puta que estamos jodidos, el Indio Godoy es lo más parecido al progresismo que tenemos en Salta” le dijo, más o menos para la misma época, el dirigente de un partido de centroizquierda a un joven militante de origen radical. Los dos estaban ya subordinados al gobierno cada vez más conservador de Urtubey. Los dos sabían que, ante la incapacidad e insensibilidad del gobierno, la única posibilidad de filtrar para la provincia alguna iniciativa más o menos progresista o que al menos garantice el derecho de alguna minoría o sector social era a través del entonces presidente de la Cámara de Diputados.

Así fue durante no pocos años: en una provincia conservadora y con gobiernos incapaces e indolentes, el único espacio para una discusión política sensata o la promoción de algún derecho fue la presidencia de la Cámara de Diputados. Pese a su imagen de político viejo, del siglo pasado, Godoy fue de lo más abierto a las nuevas sensibilidades y al reconocimiento de nuevos derechos en una provincia que por estos días vuelve, como si alguna vez se hubiera alejado, hacia el conservadurismo.

El Indio Godoy, con luces y sombras, explica los pocos éxitos y los muchos fracasos de la política salteña del último cuarto de siglo. Constructor de necesarios equilibrios políticos, par de Romero y Urtubey en la administración del poder aunque los ex mandatarios aborrezcan aceptarlo, genuino adversario de Gustavo Sáenz, el saliente diputado sintetiza como ninguno a la política provincial contemporánea. Ninguno de los legisladores, en ejercicio y electos prontos a asumir, proyecta una influencia parecida.