Más de 4 mil personas renunciaron a la Iglesia Católica en el último mes

Foto: Manuel Cortina - Infobae.

Un informe revela que el número crecerá en los próximos meses. En Salta hay dificultades para acceder al trámite.

La Iglesia Católica pierde feligreses como una canilla de cuerito gastado que no puede detener el goteo. Un informe revela que en apenas un mes ya renunciaron unas 4500 personas a través de la apostasía colectiva y se espera que sean más.

El diario La Nación publicó un artículo en el que informó que las apostasías colectivas se realizan en distintas localidades y que no es «una moda», como lo intentan hacer ver los miembros de la Iglesia.

El trámite para apostatar implica que se debe solicitar por escrito, personalmente o por correo, que se elimine cualquier información personal (fecha aproximada y parroquia de bautismo son datos importantes) de los registros eclesiásticos, al amparo de la Ley 25.326 de protección de datos personales. La Iglesia está obligada a enviar una confirmación de la desafiliación.

Según el artículo, los católicos en Argentina son el 76 por ciento de la población, una cifra que no se corresponde con la verdadera cantidad de practicantes, que serían menos. La nota refleja además que en Salta la Iglesia puso trabas y rechazó las ochenta cartas de renuncia que fueron enviadas.

La Iglesia Católica recibe 130 millones de pesos públicos para 140 obispos y arzobispos, 600 sacerdotes y 1200 seminaristas. La cifra está reglamentada por leyes y decretos de la última dictadura.