Martín Paz, ex cura salteño separado de la Iglesia por embarazar a una adolescente, se pronunció en contra del aborto

Foto: Facebok Martín Guillermo Paz.

Ayer posó con una funcionaria municipal para condenar la legalización. Su nombre aparece en la lista de miembros de la Iglesia denunciados por abusos desde 2002.

Un nuevo escándalo podría sumar otro dolor de cabeza a la Iglesia. Se trata del caso del ex sacerdote Martín Paz, quien en 2003 se desempeñaba en la parroquia de La Merced y fue separado de su cargo después de embarazar a una adolescente catamarqueña. Ayer, Paz, actual vicepresidente de la Fundación Padre Ernesto Martearena y periodista en Radio 10 de nuestra ciudad, posó junto a otras integrantes de distintas ONG que firmaron una solicitada en contra de la legalización del aborto.

Ayer, en la Fundación HOPE, Paz participó de una reunión de representantes de once organizaciones que se proclamaron en contra del aborto legal. Entre ellas se encontraba Guadalupe Colque, secretaria de Acción Social de la Municipalidad de Salta.

Paz, junto a representantes de ONG que se manifestaron en contra de la legalización del aborto. Foto: Javier Corbalán – El Tribuno.

CUARTO se comunicó este jueves con Paz, quien admitió ser el religioso separado. Aseguró que la adolescente «no era una menor, tenía 18 años» y se negó a brindar muchos detalles. «La joven sufrió un aborto espontaneo pero yo me iba a hacer cargo de todo», aclaró.

«No voy a hablar al respecto porque siempre me mantuve en silencio. Me sometí a las reglas de la Iglesia y acepté mi retiro de ella», agregó.

Paz figura en la lista que publicó Télam el año pasado como uno de los 62 integrantes de la Iglesia argentina denunciados por abuso sexual desde 2002. Allí se asegura que el ex cura fue separado «por abusar en Catamarca de una chica de 17 años» y que «hubo denuncia penal pero no fue investigado».

En 2003, la misma agencia nacional de noticias aseguraba que cuando se desató el escándalo un grupo de vecinos rodeó el templo y la casa parroquial de La Merced «e intentó tomar justicia a mano propia por la actitud del sacerdote, que ya tenía antecedentes negativos por cuestiones económicas y mercantilistas«.

«Es de dominio público, incluso a través de los medios, que el padre Martín Paz tuvo dos problemas anteriores en La Merced, pero por temas económicos. Oportunamente el arzobispo habló con él, pero lo que está pasando ahora, ya pasa de castaño oscuro, como se dice«, aseguraba por entonces el vicario general de la Arquidiócesis de Salta, monseñor Dante Bernacki, quien agregaba: «Sé que hay una denuncia penal interpuesta por el padre de la joven pero no sé muy bien en qué términos se realizó».