María Cash sigue sin descansar en paz

Tras informar que un análisis de ADN descartó que un cráneo encontrado en Bolivia fuera de la joven desaparecida en Salta, el abogado de la familia desmintió que el análisis se haya efectuado. La madre de María Cash tildó de mentiroso a juez salteño.

Los medios anunciaron el pasado 5 de abril que tales restos no eran de María Cash, la joven que fue vista por última vez en nuestra provincia en el año 2011. La versión surgió de la justicia misma que aseguró que tales restos no coincidían genéticamente con los de la diseñadora porteña. La prensa identificó entonces al fiscal Eduardo Villalba como el vocero de esa versión que, según dijo, no debía sorprender porque en el lugar se habían hallado también huesos de un bebé.

Pero todo eso quedó en la nada cuando Pedro García Castiella, abogado de la familia Cash, desmintió la versión: “No se hizo ningún estudio de ADN, lo único que se hizo fue una comparación de papeles. Se hizo una comparación de marcadores genéticos que mandaron de Bolivia ya viejos y no sabemos a qué cuerpo pertenecen con exactitud y se los comparó con los de los familiares de María y dio resultado negativo”, enfatizó Perfil.

Castiella agregó que los estudios realizados no tienen validez criminalística. “Primero, no se hizo lo que pedía la querella y ahora la fiscalía dijo que va a acompañar con nuestro pedido”. “Ni siquiera sabemos si es el mismo cráneo”, explicó, en referencia a los restos que los forenses bolivianos analizaron luego de haber sido encontrados en Oruro, último lugar donde habría estado la joven según distintas versiones.-

Ante ello, María Del Carmen Gallegos, madre de María Cash, criticó que todas las novedades judiciales de la causa por la desaparición de su hija se conocieran a espaldas de la familia. En este sentido, volvió a mostrarse molesta con el juez salteño Miguel Medina, titular del Juzgado Federal 2 de la jurisdicción y encargado de la investigación, a quien calificó como “mentiroso”.

“Seguimos en la misma, no hay investigación en la Justicia y no puede ser que sigamos de esa manera. Yo estoy a 1.400 kilómetros de distancia entonces es luchar contra molinos de vientos”, planteó la mujer en diálogo con FM Capital.