Manifestación católica | Anoche frente a la legislatura hubo un reclamo porque bajaron el crucifijo de la sala

Foto: Nuevo Diario

Un grupo de personas expresó su rechazo a lo sucedido el día de la llegada de Horacio Verbitsky. Responsabilizan al presidente de la Cámara de Diputados.

La semana pasada el escándalo se desató luego de la presentación del libro de Verbitsky en Salta. Ocasión en la que el crucifijo que suele adornar la sala de los legisladores fue removido para el evento. Algunos católicos pusieron el grito en el cielo. Entre ellos el monseñor Cargnello, quien aprovechó la homilía del fin de semana para apuntar contra los diputados.

Anoche, otro episodio de repudio católico tuvo lugar, pero esta vez frente al edificio ubicado en calle Mitre. Ahí unas 70 personas se dieron cita, tras la convocatoria del diputado Andrés Suriani, para expresar su repudio a lo sucedido con el crucifijo. Banderas, pancartas e imágenes religiosas fueron parte de la postal. Adentro, en el recito, los diputados no sesionaron.

Foto: Facebook Paulina Neyman

La diputada del PRO, Galdys Moisés, comentó que su bloque redactó “un proyecto de desagravio por la situación”. Esto debido a la presentación antes comentada, que no tuvo la presencia del crucifijo en la sala. También dijo que Cristo “preside” la sesión y sostuvo que “ojalá que no se pueda sacar nunca más”.

“Estamos acá a pesar de los pañuelitos verdes que generan odio y resentimiento”, comentó Suriani. Eso en clara referencia a la otra manifestación que se realizaba en el lugar. Nos referimos a los ya conocidos “Martes verdes”, la convocatoria que se realiza en apoyo a la campaña nacional por el aborto legal, seguro y gratuito. Campaña que suele tener un tinte opuesto a la creencia religiosa y se emparenta más con la idea de separar Iglesia de Estado.