Foto: Infobae.

Cristina Lera, madre del Luis Guillermo Sevilla, el salteño muerto en combate durante la guerra. Mirian – hermana de Luis – cumplió ayer la promesa de dejar entre las piedras del cementerio de Darwin una foto de todos.

En el día de ayer familiares de soldados caídos en el conflicto del Atlántico Sur, visitaron el cementerio destinado a los caídos argentinos durante la guerra y que desde el año pasado empezaron a ser identificados tras décadas de un anonimato bien representado por la placa en muchas de las tumbas: “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

Entre las familias se encontraba Cristina Lera y Mirian, madre y hermana del salteño oriundo de Rosario de la Frontera, Luis Guillermo Sevilla. Tal como ya lo informara CUARTO el 2 de julio del año 2018 a partir de una reconstrucción biográfica realizada por el diario Clarín en el año 2012, la historia de Luis Guillermo Sevilla tuvo un signo trágico.

cementerio darwin, caidos de malvinas, luis guillermo sevilla
Cristina y Mirian, madre y hermana de Luis Sevilla en el cementerio de Darwin. Foto: La Nación.

Había nacido en Rosario de la Frontera el 17 de septiembre de 1963 y a los dos años, él y su madre fueron abandonados por su padre mientras la última estaba embarazada de su hermana Miriam. Comenzó allí un derrotero que culminó en Malvinas: estuvo interno en una guardería y luego en un hogar hasta los 10 años, fue cargador de carbón, limpiador de almacén, verdulero y albañil con el fin de ayudar a su madre y hermana.

Con el mismo objetivo viajó a Buenos Aires en busca de un futuro mejor hasta que el 8 de enero de 1982 ingresó al servicio militar en la escuela de Aviación Civil de Córdoba. Tres meses después estaba en plena guerra ocupando el puesto de Policía Militar en Goose Green. Murió defendiendo la base aérea “Cóndor”, el lugar donde operaban los aviones Pucará. Ocurrió el 28 de mayo de 1982, cuando tenía apenas 18 años. Fue ascendido a Cabo Post Mortem y recibió la medalla “La Nación Argentina al Valor en Combate” fue declarado “Héroe Nacional” en 1998, le otorgaron también la medalla “La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate” y una calle en Paraná y otra en Mar del Plata lo honran con su nomenclatura.

Hasta julio del año pasado, su nombre aparecía en una fosa común ubicada en el sector norte del cementerio con el porteño Héctor Walter Aguirre, el santiagueño Mario Ramón Luna y el entrerriano Julio Ricardo Sánchez, quienes cayeron con él defendiendo la base. Luego su nombre fue objeto de una denuncia judicial en donde se apuntaba que cinco tumbas tenían lápidas con los nombres de 12 soldados cuyos cuerpos no eran los propios.

Entre ellas estaba Luis Guillermo Sevilla. Tras la denuncia y la campaña realizada conjuntamente por el gobierno argentino, el británico y la Cruz Roja Internacional, se pudo dar con la fosa que tienen los restos del salteño; lugar al que finalmente ayer pudo arribar por primera su madre Cristina quien junto a su otra hija – Mirian – fue fotografiada por el portal Infobae cuando cumplían la promesa de dejar entre las piedras de la tumba una foto de la familia entera. Cristina y Mirian arribaron a las islas en el marco de la visita que 65 familiares realizaron ayer para visitar las 22 tumbas nuevas identificados a lo largo del último año.

Cristina Lera, madre de Luis Sevilla. Foto: La Nación.