El presidente de la Fundación Protejer comparó la situación actual con la que se vivió en 2002 y señaló como principal agravante la falta de consumo interno.

“Cuando (Mauricio) Macri asumió pensábamos que nos iba a ayudar a todos, pero la realidad es que ahora estamos agonizando. Hay una gran diferencia con 2002: esa fue una crisis fuerte pero de corto plazo. En cambio ahora hace tres años consecutivos venimos perdiendo de a poco. Es como un cáncer que va matando la industria”.

La reflexión pertenece al presidente de la Fundación Protejer, Yeal Kim, quien advirtió sobre la dura situación que atraviesa la industria textil por estos tiempos y señaló que “hay empresas que han invertido millones de dólares y ahora pierden un capital monstruoso”.

De hecho, el empresario ya ni siquiera achaca contra la apertura indiscriminada al mercado internacional. “Hoy ni siquiera el problema es la importación, porque los importadores también se están fundiendo todos, lo fundamental y principal es la falta de consumo”, enfatizó Kim.

La caída en ventas se debe a la pérdida del poder de compra de la sociedad, lo cual es producto de la fuerte devaluación y la acelerada inflación que provocó Cambiemos. Casi todos los rubros registra menor producción y las suspensiones y despidos atraviesan a distintas fábricas de capitales nacionales.

Por último, el ejecutivo dijo en declaraciones radiales que el uso de la capacidad instalada de las empresas que difundió ayer el INDEC es el peor desde hace 13 años. Las fábricas trabajaron, en enero de este año, al 56% de su potencial.