Las encuestas muestran que la imagen negativa del ex presidente es cada vez más grande.

Nunca lo logra. Cada vez que Mauricio Macri intenta mostrarse «cercano» a «la gente», fracasa. Cualquier gesto que realiza buscando un acercamiento naufraga como su intento de reelección. Esta vez todo fue virtual, pero siguió el mismo carril.

Municipalidad de Salta

Este fin de semana el ex presidente retuiteó un hilo de Twitter de El Dipy, el cantante de cumbia que este año se convirtió en uno de los referentes del populismo macrista. Plagado de lugares comunes en contra de «la corrupción» y a favor de la meritocracia, el supuestamente apolítico Dipy se volvió funcional a los medios y partidos opositores al gobierno de Alberto Fernández.

Este fin de semana, El Dipy publicó otro hilo de Twitter en contra del peronismo. Lo curioso fue que Macri lo retuiteó y las críticas en contra del ex presidente no demoraron.

«Están enojadisimos conmigo los que militan la pobreza, el hambre y defienden a sus líderes ricos que viven en Puerto madero y en los countrys Y ellos de pedo llegan a fin de mes», escribió El Dipy en su publicación. Macri compartió esto pese a que es un líder rico que vive alejado de los militantes de su propio partido.

Quizás haya sido el último manotazo de un ahogado de la política. La imagen negativa de Macri no para de crecer. Es el político argentino menos querido por la gente según más de una encuesta. Su gestión presidencial fue determinante para la caída del prestigio de un hombre que hace sólo cinco años llegó a la Casa Rosada con la promesa de cambiar la Argentina.

Tras cuatro años de un gobierno en el que la inflación, la pobreza y la desocupación crecieron, Macri se retiró sin reconcer sus errores y mantuvo una postura crítica contra el peronismo, justificando sus pasos en falso en las gestiones anteriores, en la mala imagen argentina en el mundo y en las trabas impuestas por el kirchnerismo.

Este año, Macri transmitió desde su burbuja, entre más vacaciones, reuniones sin protocolos sanitarios e incitando a la gente a movilizarse en el peor momento de la pandemia.