«Lula es el Perón de Brasil» | Un análisis salteño de las elecciones brasileñas

En el programa CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5), el periodista experto en política internacional Luciano Acedo Salim, quien vivió en Brasil, analizó el resultado electoral de ayer domingo en ese país. 

Al inicio de la charla, consultado por las primeras impresiones luego del ajustado triunfo de Lula Da Silva en la segunda vuelta contra Jair Bolsonaro, Acedo Salim, quien vivió hace una década en Río de Janeiro, comentó: «La primera reflexión que se me viene a la cabeza después de que se convirtiera en el primero en la historia brasileña en llegar tres veces a la presidencia, es que Lula es, en la práctica, el Perón de Brasil, digamos, superando al de Getúlio Vargas y a varios líderes populares de la historia  y sobreponiéndose a situaciones dramáticas de esos meses preso con la muerte del Nieto, de su mujer… Toda la historia de vida de Lula me parece que lo lleva a consagrarse como político más importante -lejos- de la historia de Brasil».

Luego, llevado a opinar de la derecha ya consolidada en aquel país, Acedo Salim señaló: «Uno podría decir: bueno, tanto Trump como Macri como Bolsonaro pierden su propia reelección. Es una mirada, pero la otra es que todos los oficialismo están perdiendo las elecciones pospandemia en el mundo y sobre todo en América Latina. Y lo de Bolsonaro viene a consolidar el fenómeno Trump, como también en Estados Unidos, en donde la derecha reaccionaria se nuclea en esos sectores antidemocrático, homofóbicos, misógino, en donde hay una parte de la población que percibe que la democracia no responde a sus necesidades y donde creen que a través de la mano dura y del aparato represivo se van a solucionar problemas ligados a la inseguridad y el aumento del delito».

En ese orden, el entrevistado acotó que «lo paradójico en Brasil es que el proceso de Bolsonaro desindustrializó el país y los reprimarizó e impactó duramente en el cordón industrial de San Pablo y en San Pablo gana ampliamente no sólo la gobernación, sino Bolsonaro le gana a Lula y a alguien que fue cuatro veces gobernador del Estado de San Pablo. Digo, hay una situación bastante compleja en donde la batalla cultural de estos sectores reaccionarios hace que hasta poblaciones directamente perjudicada por estas políticas económica terminen votando al propio verdugo».

Sin embargo, más adelante, Acedo Salim aclaró: «no sé si toda la gente que lo votó a Bolsonaro tiene ideología fascista, misógina, homofóbíca, pero también hay un fuerte voto anti Lula. Lula se va del Gobierno en el 2010 con el 90% de aprobación y después todo lo relacionado con las causas judiciales, encarcelamiento y toda la movida mediática hizo que gran parte de la población en Brasil crea que Lula es un chorro, digamos, entonces no sé si yo diría que el 49,1% de la población brasileña es de derecha o ultraderecha. También hay un voto anti Partido de los Trabajadores que fue importante».

Además, explicó que el encuentro con Dilma Rousseff luego del triunfo de ayer fue «una reivindicación al impeachment injusto y ese golpe parlamentario que le hicieron a Dilma en 2016. Mujer que también tiene una historia de vida tremenda: torturada en la dictadura militar y lo de Lula tiene todo un simbolismo importante. Igual desde lo político fue muy pragmático Lula, haciendo alianzas con la derecha, con la centroderecha, con rivales históricos, con el discurso de reconciliación nacional similar al de Mandela. Dijo que va a gobernar para las 215 millones de brasileños, no solamente para los que me votaron con una clara separación en torno al pensamiento de Bolsonaro, que directamente no salió a decir nada, ni a aceptar la derrota, sino que no salió a decir nada por Twitter, hubo silencio de radio y niega el resultado electoral. Esperemos a ver qué pasa en las próximas horas».