«Luego veremos si afecta la salud» | El delegado de Asuntos Indígenas de Salta justificó la entrega de comida experimental a niños wichí

Ángel Marcelo Córdova.

Marcelo Córdova dijo que lo importante es que los chicos de las comunidades «reciban algún alimento».

Peor es nada, habrá pensado el secretario delegado de Asuntos Indígenas, Marcelo Córdova, al justificar el reparto de las polémicas «magdalenas transgénicas» a comunidades originarias de la provincia. El ex secretario de Deportes, recientemente nombrado en su actual cargo, dijo que no importa tanto que ese producto afecte la salud, sino que esté disponible como alimento.

El polémico producto se repartió a mitad de año a algunas comunidades del departamento Rivadavia. En ese momento, funcionarios provinciales, como el ministro de Salud, Juan José Esteban, reconocían que se trataba de un producto experimental que no estaba testeado de manera completa. Sin embargo, algunos niños wichí de Salta ya los recibían.

La medida no prosperó mucho más debido al rechazo que generó en las comunidades. Para Córdova, no era para tanto.

«La magdalena de soja nunca se llegó a implementar. La composición química que tenía este alimento era de un 4 por ciento de soja, según los análisis que se habían realizado a través del Conicet y, si tenemos en cuenta que el jugo Ades tiene más del 20 por ciento de soja, del mismo tipo de soja, creo que todos nos estamos alimentando de esa manera”, aseguró.

En FM Noticias, Córdova consideró que «en una situación crítica, como la que vive la niñez en los pueblos del Chaco, no admite esta discusión de si se les da o no un alimento, sino que hay que preocuparse porque reciban algún alimento que les permita sobrevivir y desarrollarse». «Luego veremos cuál es la composición y si es que realmente afecta la salud o no de la persona. Pero hoy, la situación es crítica en las comunidades”, explicó.