El sindicato exige que se cumpla el aislamiento.

El Ingenio San Isidro obliga a sus empleados a presentarse a trabajar en medio de la cuarentena a pesar de que todavía no hay mayores actividades. El sindicato elevó una protesta y exige que les permitan respetar el aislamiento.

«El argumento del grupo encabezado por el empresario Diego Ruiz, propietario visible de la empresa junto a sus dos hermanos, es que el Ingenio San Isidro está incluido entre las actividades esenciales que eximen a sus empleados de cumplir con el aislamiento social decretado por el Gobierno nacional por el Covid-19, ya que son una industria alimenticia; pero en estos momentos no están produciendo azúcar, ni biocombustible. Las actividades comienzan en junio», dijo Mario Cuenca, titular del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI).

En Nuevo Diario, Cuenca agregó que la patronal del ingenio ubicado en Campo Santo amenaza con sanciones económicas si los trabajadores no se presentan. Dijo que los empleados solo pueden hacer mantenimiento y tareas que nada tienen que ver con la producción de alimentos ni combustibles.

«Los obreros deberían estar en su casa con su familia cumpliendo con el aislamiento social. Pero la empresa está demostrando que la salud de los trabajadores poco les interesa. Generan un foco grandísimo de posible contagio, si uno se contagia se enferma todo el Departamento», señaló.