«Lo personal es político y no se debe separar al artista de la persona» | Postiglione sobre Gustavo Cordera

En la columna semanal de género en el programa CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5), la abogada feminista analizó el regreso a los medios que tuvo el ex cantante de la banda Bersuit Vergarabat luego de que fuera «cancelado» tras unos dichos violentos que le costaron las críticas y el rechazo de muchas y muchos seguidores.

Para  la columna de este jueves, la abogada recordó que durante los días pasados reapareció el ex vocalista de Bersuit Vergarabat para hablar de un episodio que lo tuvo como protagonista en 2016, cuando en una charla que brindó en para clase de una facultad de producción audiovisual dijo: “Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo”.

En ese sentido Postiglione comentó que según Cordera se están instalando una especie de pensamientos obligatorios: «como si él sintiera que esa punición por un pensamiento externo que se impone a las personas como algo obligatorio. Pero después él comenta que el problema no fue el contenido de lo que dijo, sino haberlo dicho; porque el contenido está en los libros de psicología».

«Si leemos entre líneas lo que está planteando, vemos que él no hizo una reflexión acerca de por qué pasó lo que pasó, qué efectos tuvo, sobre todo en el público que lo sigue y en general», señaló la columnista y se detuvo a reflexionar sobre la denominada cultura de la cancelación.

«Básicamente la cultura de la cancelación consiste en quitar apoyo o anular a una persona o a una entidad por comentarios que realiza, por una postura ideológica determinada que se considera objetable», explicó Postiglione. Luego se explayó: «Es muy frecuente que las personas que han sido canceladas son las que se refieran a la cultura de la cancelación. Pero lo que yo creo que hay acá, más que una cultura de la cancelación es una sociedad madura y deconstruida que ya no acepta que se hable en estos términos del abuso sexual, tal como lo hizo Cordera».

En ese sentido la columnista recordó otros casos de artistas internacionales que han pasado por un proceso similar: el cineasta Woody Allen y los actores Johnny Depp y Kevin Spacey. Aunque también señaló que hay una distancia grande entre cometer un acto de abuso y hablar de él como una posibilidad. «Acá algo que está por debajo de esa discusión es si se puede separar al artista de la persona que comete este tipo de hechos. El feminismo tiene una frase que es una bandera: lo personal es político; es decir, que no se separa lo que uno hace puertas adentro de lo que se hace en público», comentó.

Luego reafirmó: «más importante que hablar de una cultura de la cancelación, es el debate de las conductas, ya sean las verbales como la que tuvo Cordera, o las de violencia como los otros artistas; porque hay y hubo un montón de casos incluso en Salta. Entonces lo importante es señalar por qué es reprochable lo que dice y si corresponde iniciar acciones legales en caso de que se vulneren normas que están pautadas en la legislación».