Durante la madrugada realizó disparos al aire para amedrentar a un quiosquero al que acusaba de no haberle dado el vuelto de una compra. A la mañana fue detenido mientras dormía en una obra de construcción.

Además de solicitar estudios psiquiátricos, el fiscal penal Pablo Rivero también imputó provisionalmente a Víctor Antonio Vázquez, el joven de 28 años acusado de los delitos de coacción con arma de fuego y portación de arma de guerra de uso condiciona.

Según informa el sitio de los Fiscales Penales de Salta, Vázquez protagonizo el incidente a las 2.30 del pasado lunes 29 de junio cuando se apersono al drugstore “San Santiago” – calle Mitre al 1200 – para realizar compras, lugar al que volvió a las 4.20 para comprar cigarrillos y cerveza. Abonó con dos billetes de $200 y recibió $100 de vuelto, aunque el imputado reclamó el vuelto, a lo que el damnificado respondió que ya se lo había entregado.

“Fue entonces que el acusado se molestó y mostró un arma de fuego, para insistir con la entrega del vuelto. Ante la negativa del damnificado, el acusado realizó una detonación del arma de fuego en la puerta del drugstore y luego escapó”, dice el parte. “Personal policial tomó conocimiento que a las 8:40 del mismo día, una persona en estado de ebriedad fue detenida por particulares en una obra en construcción ubicada en la intersección de las calles 12 de Octubre y Zuviría portando el arma de fuego calibre 38.

De tareas investigativas se determinó que el demorado era la misma persona que efectuó el disparo en el drugstore. Por la naturaleza del hecho, el fiscal Rivero solicitó que se realicen estudios psiquiátricos al acusado para determinar su peligrosidad.