Lesa humanidad | Prisión perpetua para el represor salteño que secuestró y asesinó a Fidel Yazlle en 1977

El cuerpo del dirigente de la UCR fue hallado muerto y desnudo en las vías del ramal C-25 en Rivadavia. El condenado es el policía Andrés del Valle Soraire, sindicado como el jefe de un grupo de tareas de la dictadura que actuaba en zonas rurales.

Tras 45 años de espera, la familia de Fidel Yazlle logró justicia. El Tribunal Oral Federal 1 de Salta condenó a cadena perpetua Andrés Del Valle Soraire por el secuestro y asesinato del comerciante y militante radical de la ciudad de Orán. «Es un triunfo y debe servir para seguir luchando» dijo a El Tribuno Teresa Francisca Toledo, viuda de Yazlle.

Yazlle fue secuestrado el 11 de febrero de 1977 en la puerta de su negocio en la localidad de Morillo, departamento de Rivadavia. Días antes había denunciado por contrabando, talas clandestinas y otros delitos al intendente de facto del pueblo, Humberto Lazarte, y al comisario local Adolfo Zenón Arias. Su cuerpo sin vida y desnudo fue hallado en las vías del ramal C-25, cerca de la localidad de Pluma de Pato.

Andrés del Valle Soraire, por su parte, es un ex oficial de la Policía de Salta. Ya cargaba con antecedentes por su condición de jefe de la Guardia de Monte, una división policial que en teoría combatía el cuatrerismo y en los hechos oficiaba de grupos de tareas de la dictadura en las zonas rurales de la provincia de Salta. Soraire era el único imputado. La Fiscalía y las querellas habían solicitado que le den prisión perpetua.

En el proceso estaba siendo juzgado también Mario Víctor Palermo, quien era inspector general a cargo de la Unidad Regional Norte de Orán, pero falleció semanas antes de finalizar el juicio.

La audiencia se realizó en la sala del Tribunal Oral Federal 1, a cargo de los jueces Federico Santiago Díaz, Mario Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek, mientras que Domingo Batule actuó como cuarto juez.

El fiscal federal Carlos Amad representó durante el juicio al Ministerio Público, junto al fiscal ad hoc Juan Manuel Sivila; mientras que el defensor oficial Federico Petrina está a cargo de la defensa de Soraire. Gastón Casabella representó a la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación; y Javier Sarmiento es el querellante de la familia de Yazlle.