Lava Jato | Parrilli comparó el mecanismo para detener a Lula con el caso argentino

El ex secretario de Cristina Kirchner se refirió al escándalo que sacude Brasil tras revelarse que el ex juez Sergio Moro participó de la causa para detener al líder del Partido de los Trabajadores.

La filtración de información que divulgó el sitio The Intercept Brasil ocupa la atención tanto del país carioca como del resto del mundo. Es que dicha publicación reveló un entramado ilegal para detener e impedir la participación de Luis Inácio Lula da Silva en las elecciones que finalmente ganó Jair Bolsonaro.

En ese marco, el ex secretario de la AFI y hombre cercano a CFK, Oscar Parrilli, comparó el mecanismo brasileño a nivel regional y local. “Intentaron meter presa a Cristina (Kirchner), no pudieron hacerlo. Pero Lula (Da Silva) está preso, el ex presidente (de Ecuador) Rafael Correa está exiliado y el ex vicepresidente Jorge Glas está detenido”, sintetizó Parrilli.

El ex juez Sergio Moro, hoy premiado como ministro de Justicia Brasil, está acusado de sincronizar una investigación junto al fiscal Deltan Dallagnol, sugerir formas de encarar la causa y adelantar definiciones judiciales cuando la ley lo obliga a ser neutral. Todo ello con el objetivo de detener al líder del Partido de los Trabajadores, favorito en todas las encuestas previa elección presidencial.

“Esta filtración confirma lo que venimos diciendo desde hace mucho tiempo. Hay un plan orquestado de persecución a los líderes de América Latina. Confirma lo que, hace poco más de dos años, el ex presidente Correa calificó como el Plan Cóndor 2”, dijo Parrilli para luego ampliar: “el plan cuenta con la anuencia y el asesoramiento del Departamento de Estado de los Estados Unidos”.

Lo que explica Parrilli se conoce como Lawfare y se trata de movimientos orquestados por el Poder Judicial, los medios de comunicación y sectores políticos. Allí se vulneran garantías constitucionales y existe una relación entre poderes que las leyes suponen ilegales. Todo eso con el objetivo de perseguir a rivales políticos.

“No importa la justicia, no importa si hay pruebas o no de algún delito, sino que, como en los años 70 se utilizaban los golpes militares para acallar a los gobiernos populares, ahora se utiliza el Poder Judicial, los medios de comunicación y sectores del Gobierno”, señaló el ex titular de la AFI en una entrevista con El Destape Radio.