Maria Laura Postiglione

La abogada y columnista de Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5) reflexionó sobre un fallo de la justicia salteña que favoreció a una trabajadora de la obra social OSPRERA.

En su columna semanal, la letrada hizo referencia al fallo dictado por la Cámara de Apelaciones del Trabajo a fines de junio en el que se dispuso la indemnización a una trabajadora de una obra social nacional con sede en Salta (OSPRERA). Dicho fallo apuntaba a la violencia laboral contra las mujeres.

Laura Postiglione recordó que la medida hizo hincapié en el derecho a trabajar en un ambiente laboral saludable y que se reconocieran las capacidades de las personas, en particular de las mujeres, de manera que se les otorguen tareas laborales acordes a la antigüedad y a la experiencia en el trabajo.

La trabajadora en cuestión fue víctima de mobbing, anglicismo con el que se denomina al acoso laboral. “Se condenó a la empleadora por no haber protegido a su empleada contra la violencia laboral. Aclaro que la violencia laboral está tipificada en la Ley de violencia contra las mujeres, que puntualmente señala que hay que determinar en esta categoría a todas las prácticas que generen discriminación hacia las mujeres, hostigamiento psicológico y sexual, distinción o preferencia de varones respecto a mujeres en el ámbito del trabajo”, explicitó la abogada.

Postiglione también detalló que en este caso hubo responsabilidad de la empleadora, quien una vez que estaba ya enterada de la situación que vivía su empleada tenía la obligación de hacer cesar tales hechos.

En este sentido la letrada apuntó que este fallo “es ejemplificador para otros ámbitos laborales, sea público o privado, pues tienen la obligación de establecer sistemas internos para la protección de las personas trabajadoras, sobre todo para evitar la violencia laboral. Es muy frecuente este tipo de violencia contra las mujeres y me parece importante que se establezcan distintos mecanismos internos, en cada oficina”. Luego recordó que los organismos como el Polo Integral de las Mujeres o la OVIF, son lugares a donde se puede acudir para radicar denuncias similares.