Las estadísticas COVID en el país | Más de 9 millones y medio de casos y casi 130 fallecidos

Anotamos y analizamos los datos acumulados desde el inicio de la pandemia al 13 de agosto 2022: 9.602.534 casos “confirmados” y 129.440 fallecidos*. (Sandra Carral Garcín)

Para los años 2020 y 2021, según el Boletín Integrado de Vigilancia N°583 SE1 2022** resulta lo siguiente: 1.715.683 casos “confirmados” y 49.508 muertes en 2020; 4.090.782 casos “confirmados” y 67.928 muertes en 2021, con lo cual, en 2022, los casos “confirmados” serían 3.796.069 y los fallecidos 12.004 en lo que va del año 2022 (7 meses y medio). Con estos números, las letalidades COVID correspondientes a 2020 y 2021 serían 2,89 % y 1,66%; y en lo que va de 2022 un 0,32%; y la tasa de letalidad acumulada 1,35%. Se observa una disminución en la tasa de letalidad, pero llama la atención la progresión de los contagios y el aumento de los fallecidos en 2021, aún con la utilización de la vacunación (72,7% de la población vacunada con 2 dosis de vacunas): en efecto el factor multiplicativo es de 2,38 y de 1,37 en casos “confirmados” y fallecidos respectivamente.

Si comparamos estos números con los acumulados 2014-2019 para las ETI (Enfermedades Tipo Influenza), es decir 6.144.026 casos en el país (promedio de 1.024.004 casos por año), observamos que los números correspondientes a 2020 (339.279) y 2021 (461.861) son muy inferiores al promedio señalado, y que los casos COVID por el contrario son mucho más elevados.

Si la comparación se realiza con la Neumonía, de 2014 a 2019 se registraron 1.118.682 casos (186.447 en promedio anual), mientras que en 2020 fueron 63.305 los casos y en 2021, 129.277. En cuanto a la Bronquiolitis en menores de 2 años, de 2014 a 2019 se trata de 1.830.563 casos (305.093 casos en promedio), mientras que en 2020 fueron 41.487 los casos y en 2021, 110.589.

Ciertamente que en las estadísticas de fallecidos o internados, un dato interesante es la discriminación entre vacunados y no vacunados, pero hay que tener en cuenta que se estableció la siguiente clasificación:

− sin vacuna o esquema incompleto: sin vacuna, con una sola dosis o con segunda dosis aplicada a menos de 21 días antes de la fecha de contagio

− esquema completo: con sólo 2 dosis de vacuna y fecha de contagio a partir de 21 días de recibida la segunda dosis

− refuerzo: con al menos 3 dosis de vacuna y fecha de contagio a partir de 7 días de recibido el refuerzo

Por lo tanto, hay que reconocer que esta discriminación no corresponde al criterio lógico de distinción entre no vacunados y vacunados (puesto que aquí hay personas vacunadas que se clasifican como no vacunadas), por lo cual una aclaración en relación con el número de dosis aportaría realmente en la diferenciación de unos y otros.

En relación con el análisis de la sobremortalidad en general, no se dispone aún de datos para poder comparar el año 2020 con el año 2021.

Cabe acotar que en cuanto corresponde a los casos “confirmados” COVID, “la definición es dinámica y se ajustará de acuerdo con la situación epidemiológica”***. En ningún momento se hace referencia a los ciclos de amplificación de los tests RT-PCR (parámetro crítico de ajuste para no incluir falsos positivos) ni al cultivo celular de confirmación de los positivos: “se contabilizan los casos estudiados por técnicas moleculares (PCR en tiempo real, amplificación isotérmica o PCR multiplex microarray) o por test de antígeno con resultado detectable positivo”.

En cuanto a la vacunación, en el año 2021 (incluyendo la vacunación COVID desde el 28 de diciembre de 2020 hasta la primera semana de 2022), el informe expresa que se distribuyeron 97.247.113 vacunas, aplicándose 79.219.182 dosis.

El 17° Informe de Vigilancia de Seguridad en Vacunas publicado en Marzo 2022****, expresa que desde el inicio de la campaña de vacunación hasta el 31 de enero 2022, se notificaron 59.797 ESAVI -Eventos Supuestamente Atribuíbles a Vacunación e Inmunizaciones-, en ese entonces con 88.232.021 dosis aplicadas a personas mayores de 3 años. Siendo la tasa global de eventos notificados de 67,8 cada 100.000 dosis aplicadas. El 3,7% de los eventos fueron reportados como graves de acuerdo con la clasificación OMS/OPS (Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana para la Salud), siendo estos eventos: muerte del vacunado, peligro inminente de pérdida de vida del vacunado, necesidad de hospitalización o prolongación de internación, causal de discapacidad o incapacidad persistente y significativa, sospecha de causal de anomalía congénita o muerte fetal.

Cabe hacer notar que se define ESAVI como “cualquier situación de salud no esperada (síntomas o signo no favorable o no intencionado, hallazgo anormal de laboratorio) que ocurre posterior a la vacunación y que no necesariamente tiene una relación causal con la vacunación o con el producto biológico”.

Sería de interés la comparación de estos datos con los obtenidos para las distintas marcas de vacunas disponibles en el país cuando son aplicadas en otros países, así como una comparación con los ESAVI de otras vacunas aplicadas en el país, como la de la gripe por ejemplo, en un cierto período de tiempo.

Además, el seguimiento de la epidemiología de diferentes manifestaciones anormales en la salud de los vacunados, como un aumento de patologías que se observe después de la intervención vacunal COVID en 2021, como el seguimiento del número de fallecimientos (de ahí el interés en las curvas de mortalidad), brindaría un panorama más completo en cuanto a los verdaderos efectos cualitativa y cuantitativamente discriminados.

Es de notar además, que muchos de los links de informes públicos anteriores sobre estadísticas COVID no funcionan, así como hay ciertas diferencias numéricas entre los datos ventilados en los informes de estadísticas de 2020 cuando se observan informes actualizados que citan esos datos, de lo cual suponemos que se trata de ajustes.

Las estadísticas COVID deberían ser disponibles en su totalidad, teniendo en cuenta que el hecho de haber puesto tanto encono en la citación de los números diarios en el primer año pandémico se contrapone mucho con la desaparición de informes semanales que justamente aglomeran y analizan esos datos en su conjunto.

Por otra parte, todos los proyectos para implantar pases sanitarios y vacunales, y la vacunación obligatoria COVID con productos experimentales han envejecido muy mal si se contrasta sus postulados con la realidad.

Referencias:

* Argentina. COVID-19. Crisis del coronavirus

https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus/argentina

** Boletín Integrado de Vigilancia N°583 SE1 2022

https://bancos.salud.gob.ar/recurso/boletin-integrado-de-vigilancia-n583-se1-2022

*** Definiciones y clasificaciones de caso

https://www.argentina.gob.ar/salud/coronavirus/definicion-de-caso

**** 17° Informe de Vigilancia de Seguridad en Vacunas COVID. Marzo 2022

https://bancos.salud.gob.ar/sites/default/files/2022-04/17-informe-de-vigilancia-de-seguridad-en-vacunas.pdf.pdf