Gonzalo Teruel.

En su resumen político semanal, el periodista analizó el rol de funcionarios nacionales y provinciales. “No sólo no resuelven problemas, sino que encima los crean”, dijo el columnista del programa Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5).

En su habitual columna de resumen político semanal, el periodista bromeó de la vigencia que tiene por estos días el sticker que muestra un dibujo del presidente Alberto Fernández que lo muestra con los brazos abiertos, la mirada al cielo y gritando “Pero la puta madre”. “Viendo las noticias de esta semana tenía la sensación que el presidente (y también el gobernador Gustavo Sáenz) varias veces por día deben tener ganas de abrir los brazos, mirar al cielo y gritar ‘Pero la puta madre’. Perdón por la grosería, pero los funcionarios nacionales y provinciales no dejan cagada por hacer. No sólo no resuelven problemas, sino que, encima, los crean”, dijo.

Municipalidad de Salta

A continuación, Teruel hizo lo que denominó como un “repaso rápido y azaroso de torpezas y errores durante la semana”. Empezó con casos nacionales del siguiente modo. “La ministra y el secretario de Justicia, Marcela Losardo y el servicio Juan Martín Mena, no le anticiparon al presidente Alberto Fernández el cachetazo de la Corte Suprema en el tema del traslado de los jueces Bertucci, Bruglia y Castelli; el embajador ante la OEA, Carlos Raimundi, negó las violaciones a los derechos humanos en Venezuela y tuvo que ser corregido (sin mucho énfasis) por el canciller Felipe Solá; el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, tiene la misma respuesta que su antecesor Sergio Bergman ante los incendios forestales que afectan a 12 provincias, o sea ninguna respuesta”, lamentó.

Teruel señaló además que otros ministros – Nicolás Trotta (Educación”; Katopodis (Obras Públicas); González García (Salud); Daniel Arroyo (Desarrollo Social) o Claudio Moroni (Trabajo) – apenas si aparecen en una semana donde las estadísticas fueron de escándalo: más de 750 mil infectados de Coronavirus (y con una proyección de llegar al millón en unas cuantas semanas), pobreza y desempleo en niveles altísimos. Por último, en el plano nacional, Teruel se detuvo en los anuncios expuestos ayer por los ministros de Economía Martín Guzmán, de Producción Matías Kulfas, de Agricultura Luis Basterra.

“Se trata de medidas de difícil aplicación. En el mejor de los casos será un negocio para un par de grandes empresas cerealeras. Explico: El productor agropecuario recibe por cada “dólar soja” unos 55 pesos (80 pesos de dólar oficial menos 33% de retenciones) y si quiere comprar un dólar tiene que pagar 130 o 140 en la calle. Mientras no se achique esa brecha, no va a vender soja. Tal vez las grandes cerealeras que descontaron 33% de retenciones a los productores quieran vender algo de lo que tienen acopiado y recibir un descuento de 30% y hacer un negocio con esa diferencia de 33% a 30%. Pero no será una liquidación masiva de divisa. Tan pero tan pobre fue el paquete de medidas que anunciaron que el presidente y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero no quisieron estar”.

Las torpezas provinciales

Aunque consideró correcto el anuncio del ATP provincial y resaltó que todo parece indicar que la gestión sanitaria mejoró en Salta, las torpezas políticas salteñas están al día. “Vuelvo a lo de antes, ningún ministro aporta una solución. Matías Cánepa de Educación, Verónica Figueroa de Desarrollo Social, son fantasmas. Pasa igual con la mayoría. Y encima aparece el Delegado de la Casa de Salta en CABA. Esos personajes que nunca faltan como Martín Plaza que genera un problema donde no lo había. Mi absoluta solidaridad con los trabajadores de La 750 Salta (FM 92,7) que sufrieron un brutal ataque a la libertad de prensa y un inaceptable acto de censura por parte de Martín Plaza”, dijo a modo de introducción provincial.

“Pero como pasa con Alberto Fernández a nivel nacional, en el nivel provincial Gustavo Sáenz parece no conducir. Me explico mejor: allá y acá, cualquier funcionario (o dirigente político) hace lo que quiere o lo que puede por cuenta propia y sin recibir la guía, el correctivo o la sanción política que le corresponda por sus incapacidades o errores. Insistamos con Martín Plaza que aprieta periodistas en supuesto nombre del gobernador, genera un conflicto que llega hasta Buenos Aires y sigue en el cargo (al menos por ahora) como si nada hubiera sucedido. Otra funcionaria, muy menor, como la directora del Centro de Hemodinamia, Bettina Saracino, maltrató al periodista Ángel Mansilla y no tiene sanción de sus superiores; otro médico, Martín de la Arena, intentó vender plasma (algo absolutamente prohibido y penado por la ley) y tampoco tuvo sanción; etcétera, etcétera, miles de etcéteras”, lamentó.

Para finalizar, Teruel recordó que este tremendo desaguisado se da en un contexto dramático: “El 40,9% de los argentinos son pobres; casi el 60% (el 56,3%) de los chicos argentinos menores de 14 años son pobres; Más del 45% (el 45,5%) de los salteños son pobres; El desempleo superó el 13% según el INDEC, aunque hay análisis interesantes que dicen que es más del doble, casi 30%, pero que la estadística oficial no lo refleja porque mucha gente desempleada dejó de buscar empleo por la pandemia y la cuarentena. ¿Problema? Ni quienes ejercen el gobierno ni quienes aspiran a ejercerlo tienen un proyecto coherente y más o menos completo de solución”.