La sesión de hoy será la última para los tres legisladores que asumieron en el 2015 y no renovaron sus bancas en octubre. Los tres tuvieron una productividad muy superior a la de Miguel Nanni que sí continuará en cargo.

Los tres ingresaron en el 2015 y terminan su mandato en diciembre próximo. Las razones por la que no renuevan mandatos son distintas: Pablo Kosiner no logró los votos necesarios el pasado 27 de octubre; Javier David ni siquiera se presentó a las elecciones tras protagonizar desavenencias de todo tipo con el Frente de Todos, mientras Alfredo Olmedo busco sin éxito la gobernación provincial.

Los tres tuvieron alta exposición parlamentaria por razones distintas y ello quedó reflejado en sus producciones legislativas. Para confirmarlo debemos ingresarse al sitio web de la Cámara de Diputados de la Nación y relevar los tipos de proyectos presentados – de ley, de resolución y de declaración – como así también las votaciones protagonizadas en los 493 proyectos que la cámara baja nacional debatió en los últimos cuatro años.

Allí puede certificarse que los cuatro legisladores que finalizan su mandato en diciembre (Kosiner, David, Olmedo y Nanni) produjeron entre el 3 de febrero del 2016 y el 19 de julio de este año, un total de 1.090 proyectos. El más importantes de todos son los “de ley” que siempre revelan mejor el trabajo de cada legislador, su perfil ideológico, la rigurosidad técnica, la relación con sus pares y el sistema legal al que aspiran para el país.

Quien se destacó al respecto fue Alfredo Olmedo que se anotó la desmesurada cifra de 561 proyectos – de los cuales 545 son de ley – que evidentemente sumó a la extravagancia discursiva otra de tipo legislativa que subordinó al eslogan de campaña – “Probemos trabajando” – la factibilidad legal de sus propuestas.

La performance de Pablo Kosiner y Javier David no fue menor: el primero participó de un total de 275 iniciativas, de las cuales 167 eran de ley; mientras el segundo sumó 176 proyectos, de los cuales 106 era de ley. Por otras de todos ellos quedó Miguel Nanni con 76 proyectos globales, de los cuales 50 proyectos eran de ley.

En los proyectos de otro tipo, también se destacaron Kosiner y David. Si nos enfocamos en los de Resolución -que para ser aprobados requieren de la sola voluntad de la Cámara-vemos que Nanni rubricó 14 contra los 72 de Pablo Kosiner y los 60 de Javier David.

Todo proyecto de ley requiere de su autor la habilidad para sortear los filtros parlamentarios que le permitan llegar a ser debatido en el recinto. Sólo allí su autor podrá defenderlo por medio del arte más auténticamente político: la oratoria. En esa dimensión también se destacaron todos menos Miguel Nanni.

Para confirmarlo hay que pedir auxilio a los informes del sitio parlamentario.com que cada año evalúa el desempeño de cada legislador nacional en sus distintas variantes, incluido el total de palabras emitidas. El riguroso conteo fue el siguiente: solo 1870 palabras en cuatro años para Miguel Nanni, contra las 57.287 de Kosiner, las 39.377 de David y las 18.575 de Olmedo.

Con sus 57.287 palabras emitidas entre el 2016 y el 2018, Kosiner completarían 118 hojas oficio si usáramos un tipo y tamaño de letra como las empleadas en esta nota; Javier David 82; Alfredo Olmedo 40 y Miguel Nanni sólo 8 carillas. Eso explica que según el mismo Índice de Calidad Legislativa 2018 que publica el sitio parlamentario.com consigne lo siguiente: 23 ovaciones para Pablo Kosiner por parte de sus pares; 8 para Javier David; 3 para Alfredo Olmedo 3 y sólo 1 para Nanni.

Existe otra dimensión para analizar la gestión parlamentaria: las ausencias en votaciones. La página oficial de Diputados informa que, durante el periodo evaluado, hubo un total de 493. El que más se ausentó fue Olmedo con 223 inasistencias, seguido por el radical Nanni con 65, luego Javier David con 51 y otra vez se destacó Pablo Kosiner: solo 20 ausencias a votaciones entre diciembre del 2011 y julio del 2019, cuando el cuerpo puso a consideración de sus miembros un total de 900 proyectos.