El mandatario boliviano dividió las aguas entre los radicales. Dos comunicados hechos públicos en las últimas horas muestran tanto las adhesiones como los repudios.

Ayer en horas de la tarde fue noticia el comunicado con las rúbricas de Alfredo Cornejo y Alejandra Lordén, presidente y vice del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, bajo el título «¿Podemos seguir “refugiando” a Evo Morales?».

Municipalidad de Salta

En dicho comunicado se cuestiona el accionar de Morales en suelo argentino. Particularmente el hecho de no haber respetado la única condición impuesta para permanecer en el país en calidad de refugiado: no hacer declaraciones políticas.

“Morales hizo todo lo contrario. Visitó la Quinta de Olivos, concedió todo tipo de reportajes a diferentes medios de comunicación, participó de actos políticos. Hoy se destacan sus últimas declaraciones en las que asegura que hay que organizar como en Venezuela, milicias armadas del pueblo”, detalla el breve texto.

La prensa boliviana no tardó en hacer eco de esta noticia que recorrió diversos medios. El diario cochabambino Los Tiempos, de clara línea opositora a Morales, tituló: “Un partido político de Argentina pedirá la expulsión de Evo tras sugerencia de crear milicias”. En dicha nota retoman lo explicitado en el comunicado del Comité Nacional de la UCR.

Por otra parte, también partidarios radicales emitieron un segundo comunicado con las firmas de representantes tales como Federico Storani y Ricardo Alfonsín, entre otros dirigentes. Titulan: «Los Radicales Auténticos seguimos la tradición de la UCR» y ahí delimitan que lo sucedido en Bolivia fue un golpe de estado. Además aclaran que “La tradición de la UCR es el amparo a los perseguidos, por lo tanto, debe ser protegido y ayudado por nuestro país”.