La tragedia educativa salteña | Un docente denuncia desmanejo y olvido en una escuela de las comunidades

Foto Ilustrativa - El Tribuno.

Moisés Benegas asegura que el director del establecimiento no cumple sus funciones. Agrega una lista de irregularidades que van desde la falta de un calendario claro hasta la ausencia de transparencia para rendir las cuentas de la institución.

Moisés Fabián Alejandro Benegas, docente de matemáticas que ejerce desde hace nueve años en el colegio secundario rural N° 5218, ubicado en Santa Victoria, al norte de la provincia, denuncia irregularidades por parte del director del establecimiento y un abandono del Estado provincial, que no soluciona los problemas que se presentan desde hace casi dos años.

Al colegio asisten estudiantes de las comunidades de Santa Cruz, Santa María, Abra de Santa Cruz y Vizcachani. En una nota enviada a los medios, Benegas relató las distintas irregularidades que los afectan.

«Me dirijo a ustedes para denunciar publicamente las situaciones que acontecen en mi institución y que fueron expuestas ante diferentes autoridades del Ministerio de Educación desde el mes de Febrero de 2020, de la que no ha habido respuesta formal ni acciones para normalizar la realidad de la institución», asegura Benegas en el texto difundido. Allí agrega que «la política educativa adoptada por este gobierno es no solucionar las problemáticas de las instituciones», y anticipa que realizará una denuncia penal ante la Justicia en contra de los funcionarios «que cometen estos actos ilícitos» y también contra «los que permiten que se cometan».

Benegas apunta al director del colegio, Ricardo Borquez, a quien acusa de abandonar el establecimiento, faltar a su puesto y sin embargo cobrar igual. Lo acusa de «defraudación al erario público y falsificación de documentos», una práctica que, dice, se reiteró tanto en 2020 como en 2021. Además, el docente acompañó su denuncia con audios en los que dialoga con el directivo sobre esas acusaciones.

Benegas también enumera una gran lista de irregularidades que se han notificado y sin embargo no se solucionan. El docente menciona «falta de protocolo, falta de un calendario claro y por escrito para la institución, falta de registro de asistencia de alumnos, registro de asistencia de personal, entrega de libreta de calificaciones de los alumnos, denegación de derechos laborales, el falta de presentación de documentación salarial de los docentes en tiempo y forma, falta de libro de temas, mesas de exámenes inexistentes durante años y tomadas de manera irregular en julio, se fraguaron notas de años anteriores de los alumnos, hasta mediado de año carecían de seguro escolar los estudiantes, falta de transparencia en la rendición de cuentas de la institución y un sinfín de incoherencias que evidencia absoluta ignorancia de las normativas vigentes por parte del directivo… Siendo todas estas situaciones planteadas obstáculos para lograr mejorar la calidad educativa en las comunidades».