San Carlos es el primer municipio en lanzar la modalidad en el marco de la crisis económica en la que está sumida la localidad debido a la caída de los ingresos principalmente ligados al turismo y la producción.

Hace más de un mes que La Municipalidad de San Carlos anunció el lanzamiento de «El Sancarleño», la tarjeta que servirá para realizar compras en pequeños comercios de esa localidad y que también reemplazará el 30 por ciento del salario de los municipales. El anuncio fue realizado oportunamente por el intendente, Héctor Vargas, quien comunicó que la situación económica ha provocado un descalabro que obliga a tomar medidas para que el dinero circule y se quede en San Carlos. «Con esta acción vamos a generar mayor movilidad económica. La idea también es que nos traslademos lo menos posible a otras localidades y no exponernos», agregó a fines de abril el intendente.

Ahora, el jefe comunal le puso fecha precisa al inicio de la experiencia. En diálogo con el programa La Provincia al Día que se emite por Profesional FM, el intendente anuncio ayer que tras varias gestiones este lunes comenzará a utilizarse «El Sancarleño», argumentando que por la caída en la coparticipación municipal, sumado a la crisis provocada por el coronavirus, buscarán cuidar el circulante de pesos en este pueblo de los Valles Calchaquíes. Vargas explicó además que muchos habitantes de San Carlos se trasladaban hasta Cafayate o Salta para hacer sus compras, lo que generaba un riesgo de contagio más alto y le quitaba circulante de moneda a las arcas municipales. En cambio, el bono sancarleño “busca que el dinero se quede en el pueblo”.